lunes 12 de agosto de 2019 - 12:00 AM

¿Futuro?

Diputados y concejales no le dejaron nada a la región y se volvieron carroñeros de burocracia

Vienen las elecciones de gobernadores, alcaldes, diputados (estos últimos son de decoración) y concejales, que aquí con Rodolfo pasaron a segundo plano. La agenda la manejó la Alcaldía. Diputados y concejales no le dejaron nada a la región y se volvieron carroñeros de burocracia.

Ahora, lo más triste de estas elecciones es que se están formando empresas electorales donde, como el petroleo por los oleoductos, circula dinero que llega a las manos de los líderes de los barrios. Es el mundo democrático al revés. Todo está conectado para llegar a realizar negocios con mentiras y simulando decencia.

Como es de ver, está pervertido ese modelo que solo sirve para sostener politiqueros. Tienen que buscar financiadores de sus campañas y como en un banco, les prestan, con la condición de que luego les paguen con contratos. Esto lo sabe todo el mundo, no estoy adivinando, ni soy politólogo, soy ciudadano.

El error y también lo sabe la ciudadanía independiente, fue el establecimiento de la elección popular de gobernadores y alcaldes. Ese error histórico toca enmendarlo con una reforma política, pues solo se han beneficiado grupos pequeños, contratistas y aportantes de campaña que, a escala menor, hacen lo que Sarmiento Angulo a nivel nacional. Y mientras tanto, muchos colombianos carecen de servicios básicos.

Uno se puede preguntar: ¿cuántos Alcaldes no han salido millonarios? ¿Cuántos Alcaldes no han usado su cargo para beneficio personal y no de la sociedad? ¿No deformó la democracia o lo poco que había de ella, este modelo? ¿Necesitamos más razones para tomar decisiones que por fin beneficien a la ciudadanía?

Viven muchos candidatos aferrados a su globito amarillo de promesas que no tocan en sus fibras al ser humano. Se envalentonan, se inflan, porque en el fondo saben, por más aduladores que tengan, que están vacíos.

No sabemos quién va a ser el próximo Alcalde o Alcaldesa, ni el próximo Gobernador o Gobernadora. El porcentaje de indecisos se mantiene y la opinión tiene que decidir su propio futuro.

No hay, prácticamente, elementos objetivos que sustenten aumentos o disminuciones en las preferencias ciudadanas de los principales candidatos. Está todo por hacer, pero por favor con ideas posibles y promesas reales y no con mentiras.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad