lunes 03 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Gobierno de adornos

A Duque le falta eso, sustancia para conocer la calidad de sus ministros. Nombra gente que no está conectada con la realidad
Escuchar este artículo

El afán de muchos políticos es figurar, no construir. No quieren hacer pedagogía sino rezongar en Twitter. Aunque hay unos pocos con compromiso honesto, la mayoría juega al engaño y al autoengaño. Hay que buscar a los que tienen sustancia y no los que son pura propaganda. A Duque le falta eso, sustancia para conocer la calidad de sus ministros. Nombra gente que no está conectada con la realidad, como Nancy Patricia Gutiérrez y su malintencionado cacareo sobre el proceso de paz. Lo mismo el Ministro de Agricultura, que sigue en la política de importar alimentos como el maíz (están acabando con el maíz criollo), aumentando la dependencia alimentaria tan nefasta para nuestras economías. Importan bocachico de Argentina, cebolla del Perú, plátano del Ecuador, trigo del Canadá y Estados Unidos. Hasta del Vietnam traen el pescado baza. Estas importaciones han aumentado en el 41%, en un país donde hay dos mares y miles de ríos. El 83% del pescado que consumimos es importado. Y de otros alimentos importamos 3.6 millones de toneladas. Colombia era autosuficiente. ¿Quién entiende? Y qué decir del ministro de Defensa, dedicado a buscarle camorra a Venezuela, y la Ministra de Ciencia y Tecnología, que se enreda hablando de la cura del cáncer con un hongo. La cultura sigue siendo un decorado en este gobierno.

Duque ha prometido sembrar 180 millones árboles en dos años. Ni que no supiéramos sumar. Y por otro lado patrocina la desforestación y la explotación de nuestros recursos naturales, quiere vender páramos y traer el fracking. Los árboles de Duque serán de plástico, mínimo. Política light es la característica de este gobierno.

Nota.- La CMDB, cueva politiquera, engaña a los campesinos con el incentivo para la conservación de los bosques. Especialmente pasa con los campesinos de Soto Norte y el Páramo de Santurbán. Los campesino se han inscrito desde hace años para cuidar el agua y el ecosistema y no les cumplen. Les prometen 50.000 pesos por hectárea (parece un chiste). El año pasado, 2019, no les cumplieron con ese pequeño subsidio. Todo el dinero de esa institución, se va en politiquería. La CMDB tiene un sindicato que parece que avalara esta burla. Los campesinos pacientemente esperan.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad