lunes 07 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

La absenta, el hada verde

'Tras el primer vaso ves las cosas como te gustaría que fueran. Tras el segundo las ves como no son en realidad, y después del tercero las ves como son, y esto es lo peor de todo', afirmó Oscar Wilde de la absenta, esa bebida que primero alegra y después enloquece, la misma que hizo que Van Gogh se cortará el lóbulo de su oreja.

Esa hada verde que tomaba una forma líquida y penetraba en esos espíritus inquietos, envenenándolas de imágenes alucinadas, haciéndoles perder la poca cordura que tenían. Van Gogh bebía y bebía vasos de absenta. En la película de Drácula de Coppola, una de las protagonistas, Mina, se interna en un café. Sobre la mesa un vaso repleto de absenta. 'La absenta es el afrodisíaco del yo. El hada verde que vive en la absenta quiere tu alma, pero tú estás a salvo conmigo', dice el vampiro. Una vez que ésta penetra en el cuerpo de la bella Mina, ésta baila y besa y siente los excesos de la sangre y la lujuria junto a ese Drácula feliz con la dama. La absenta en una bebida alcohólica compuesta por varias flores de plantas aromáticas y medicinales entre las que predomina el ajenjo o Artemisa absinthium que antiguamente era un remedio para todo: para la embriaguez, los dolores de estómago, abrir el apetito,  la diarrea y ahuyentar los espíritus y a los demonios. También tiene, dicen, mandrágora, esa planta que nace en donde cae la sangre del decapitado, esa que: 'adormece el primer día y vuelve loco el segundo', la planta que tiene vida como el hombre. La que hace enloquecer a esa: 'bella desconocida podrás tenderte libremente sobre la yerba del placer… Como el amor que te hace perder la razón y que hace disparar un revólver al cielo en la creencia de que las estrellas son pájaros, pero si bien te fijaras y recobraras la razón, verás que son peces con el brillo de las estrellas y el vuelo de los pájaros'

La absenta tiene 90º de alcohol y sobre todo preocupa que los jóvenes lo están tomando como tomar coca-cola y hace que en este país tan lleno de violencia y de desgracias, se aumenten, con esta bebida que hizo disparar a Verlaine contra Rimbaud, que Baudelaire se consumiera en ella por días y por noches mientras cantaba con Sarah, la bizca que además era calva, en los prostíbulos: 'esa triste belleza de la cual mi deseo se priva'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad