lunes 30 de marzo de 2009 - 10:00 AM

La crisis

¿Será cierto como dice Borges y lo dice José Asunción Silva, que el tiempo que 'ya hemos vivido es el que ya hemos muerto?' Será cierto, y entonces, cualquier experiencia que nos devuelva al pasado es una forma de resurrección (no encarnación), una forma de engañar la vida que camina hacia el olvido.

Si ojeamos nuestro álbum de fotos. Vemos ese niño montado en un triciclo roto, vemos ese niño llevado en los brazos por su madre, esa chica de calzones cortos y bellas piernas, vemos al adolescente que baila con sus amigos, la adolescente imitando a su madre, usando colorete en sus frescos labios, más tarde el universitario rebelde, el del pelo largo que cree que la vida no tiene final, 'todas esas criaturas sucesivas que fuimos una vez, ya se las ha tragado la vida'.

Pertenecen al reino de los muertos. Por fortuna seguimos vivos y respirando el aire fresco de la mañana y seguimos añorando la mujer que alguna vez nos amó sin artificios, los hijos que se van buscando su libertad y su propio camino, porque vivir no es sino flotar cada día en la superficie de nuestro propio abismo. Esta teoría tiene una aplicación práctica. Los economistas, esos señores que nos han llevado al precipicio, esos señores que nos vaticinan la pobreza absoluta, la extrema disolución de nuestros sueños materiales en esta crisis generada por el neoliberalismo, están hablando.

Los más pesimistas indican que esta recesión nos va a llevar a la época de la televisión en blanco y negro, al teléfono fijo, los más optimistas confían en que podremos vivir como en los años 70. Gracias a esos gobiernos, a esos economistas de Harward, regresaremos al pasado, seremos más jóvenes, eternamente jóvenes.

El señor constructor, hoy arruinado, volverá a ser de nuevo aquel barbudo y con pelo largo y mochila arahuaca; la señora que prepara el coctel de su café volverá a usar la falda hindú de flores y sus brazaletes y collares de jade falso; volveremos a comer helados en los parques y crispeta, montaremos otra vez en bicicleta, el señor de corbata que arenga contra la izquierda volverá ser el leninista o stalininista de otros años.

'La crisis nos dará la oportunidad de resucitar cada cual en su edad de oro'. Abriremos el álbum de nuestras fotografías y se podrá escoger la figura que fuimos a nuestro gusto cuando soñábamos con un nuevo y generoso mundo y no teníamos barriga ni estábamos siendo amenazados por la calvicie y amábamos con inocencia y pasión, sin experiencia. Sólo esta crisis puede hacer que seamos verdaderamente jóvenes y felices y no la cirugía.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad