lunes 04 de abril de 2022 - 12:00 AM

La cultura de la ciudad

Las ciudades, incluyendo esta “joven Bucaramanga”, operan como un espacio de encuentro civilizado de los seres que la habitan. “La ciudad existe para hacer felices a sus habitantes”, decía Aristóteles, maestro de Alejandro.

En Roma, Atenas, Cuzco, Babilonia, los intereses particulares estaban supeditados a los intereses generales, la cultura de la sociedad o la tribu eran indispensables para sobrevivir, para perfeccionar el arte, y las buenas costumbres. Y si la ciudad es el lugar donde la comunidad busca ser feliz, las ciudades que generan ansiedad están enfermas. En la pandemia se evidenció que la gente es más feliz en el campo que en la ciudad y las razones son obvias: entre temores y miedos, entre ciudades poco verdes e inseguras nadie puede ser feliz.

¿En Bucaramanga nos permitimos el encuentro y el diálogo entre todos o cada uno vive su propia historia? ¿Si no nos proponemos un rumbo claro, si no nos formamos todos cívicamente, cuánto va a resistir nuestra ciudad? ¿Cuáles son nuestros valores? ¿Cómo convivimos? ¿Nos interesa realmente salvar lo público de las garras de tantos politiqueros? ¿Tenemos bienestar y somos escuchados? ¿Somos responsables en lo pequeño y grande, recogemos las basuras, respetamos al vecino o al transeúnte? ¿Luchamos contra la corrupción que nos desborda? ¿Estamos educando en la convivencia a la niñez o están solos en ello los profesores? ¿Sabemos cómo percibe el bumangués a su propia ciudad? ¿La ve acogedora y la ve tranquila?

Antanas Mockus nos enfrentó ante esa realidad en una Bogotá que destrozaba a sus hijos. Él fue el propio cambio, desde arriba, sin corromper a los ciudadanos ni a sus funcionarios, y así logró cambiar la mentalidad del bogotano, que se volvió respetuoso y crítico a la vez. Por eso todavía hablamos de él. Llevó a Bogotá de la mano, no para hacer negocios sino para elevarla como la soñaron los filósofos de Atenas y de Roma.

Nota:

Es un deber del Municipio inaplazable: sembrar árboles frutales para las aves, las abejas y los niños, tal y como se ha hecho en Medellín.

Oportuno el libro publicado por la UIS y su rector Hernán Porras con la coordinación general de Armando Martínez Garnica, otros autores y Johanna Delgado. Historia básica de Bucaramanga. Básica para los colegios ahora que hablamos de Cultura Ciudadana.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad