lunes 17 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Las iglesias

Ciertas iglesias desprecian al pobre, pero viven de ellos. De hambre e injusticia está lleno el mundo.
Escuchar este artículo

Doña Adela, así se llamaba, salía día por medio vestida en el pueblo como si fuera domingo, su elegancia pobre y limpia le quedaba bien y así con esa ropa sencilla comenzaba a visitar las diferentes iglesias del pueblo, que eran varias. Había más iglesias que panaderías. No buscaba la paz interior ni la paz espiritual, ni llegar al cielo, solo buscaba llevar de comer alguna cosa a sus hijos muertos de hambre y abandonados. Ella sabía que en esas iglesias daban alguna cosa.

Primero iba a visitar a los testigos de Jehová, esos que no celebran los cumpleaños. La Biblia condena la magia, la adivinación, el espiritismo y las fiestas de los cumpleaños. Tampoco reciben transfusiones de sangre porque el Antiguo Testamento manda “abstenernos de la sangre” (Génesis 9:4).

Luego iba Adela, a las reuniones de la iglesia Séptimo día, llamada así por la observancia del sábado como día de reposo y convencidos de la llegada inminente de Jesucristo. Es bueno aclarar que todas estas iglesias viven del diezmo.

También visitaba los Pentecostales, que celebran la llegada del Espíritu Santo y por eso dicen hablar en lenguas muertas y vivas y entran en trance y mientras cerraban los ojos el pastor se llevaba las limosnas, decía Adela. También iba donde los Adventistas, los Gnósticos, en fin, Adela tenía la paciencia y la sabiduría para escuchar (una vez con un palo le quitó a un perro una bolsa llena de orejas de cerdo y las preparó para sus pequeños hijos). Mucha gente los seguía por las promesas de vida eterna y de salir de la pobreza. Doña Adela, no perseguía sino calmar el hambre a sus hijos.

Doña Adela ya murió en aire de santidad no por los sermones de tantas iglesias, sino por llevar comida a sus hijos hambrientos. Ciertas iglesias desprecian al pobre, pero viven de ellos. De hambre e injusticia está lleno el mundo y el Estado no logra saber lo que está pasando. Según Marcos Aguines hay iglesias que llevan droga a los EE.U.U, para envenenar a negros y mexicanos.

Nota: La diputada de la Liga Anticorrupción, Anabel Tarazona, dicen vendió seguros al Departamento hasta tres días antes de las elecciones. ¿Inhabilidad?

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad