lunes 10 de enero de 2022 - 12:00 AM

¿Los políticos son mentirosos?

Ante una humanidad desmadrada por la pandemia, la frivolidad, el esnobismo, la ceguera y la manipulación hay que acudir a forjar la esperanza real y no la de los politiqueros.

A veces cuesta distinguir la ficción de la realidad y las mentiras de los políticos de las verdades. Ellos se dedican a jugar con nuestras “esperanzas” como si fuera su profesión la de hacernos creer que vamos a alcanzar la justicia y la paz. En eso llevamos cientos de años. Nos la pasamos creyendo que el mundo va a cambiar y no cambia nada porque nos tienen engañados y con el sentido crítico dormido o pensando que los cambios pueden ser catastróficos.

Albert Camus, que murió hace 62 años en un accidente de tránsito (el 4 de enero de 1960), dijo que “La política y la suerte de la raza humana son formadas por hombres sin ideas y sin grandeza. Aquellos que tienen grandeza dentro de sí mismos no hacen política”. Y también dijo que “Cada generación, sin duda, se cree destinada a rehacer el mundo. La mía sabe, sin embargo, que no lo rehará. Pero su tarea quizás sea más grande. Consiste en impedir que el mundo se deshaga”. Ante una humanidad desmadrada por la pandemia, la frivolidad, el esnobismo, la ceguera y la manipulación hay que acudir a forjar la esperanza real y no la de los politiqueros. Hay una eclosión de un “estado de cosas” en estos momentos que nos pueden asomar un cambio hacia la decencia y el respeto a la naturaleza porque ya casi parecen sonar las trompetas apocalípticas.

No sigamos aplazando la esperanza real y legítima en nuestro país. ¿Qué hubiera pasado si Álvaro Gómez Hurtado hubiera sido presidente? ¿Por qué en Colombia pasa esto? Nos matan los líderes como Sucre, Gaitán, Galán, matan los sueños y aplazan con violencia nuestra paz y una mejor sociedad. Frenan el cambio y se aplaza otro tanto el “paraíso prometido”. En España premian el mal, decía Del Valle-Inclán. Aquí también.

Y para seguir citando a Camus: “Ellos mandan hoy... porque tú obedeces”. “Donde no hay esperanza, debemos inventarla”.

Así que esta vez, por esta vez, elijamos bien. Tenemos derecho a buscar no el paraíso que lleva siglos aplazado, sino una porción de felicidad y justicia para nuestros herederos, porque hoy no les estamos dejando sino basura y un mundo destrozado y violento.

¿Son los políticos mentirosos? No hay duda, nos roban el futuro con sus secuaces.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad