lunes 02 de marzo de 2020 - 12:00 AM

Mediáticos

La tragedia coloca a Santander en los medios, pero lo que muestra ella realmente es que nos falta dirigencia política y gremial
Escuchar este artículo

La culpa de la tragedia en Piedecuesta la tienen quienes han destruido nuestros bosques. El cambio climático muestra su poder nefasto cada vez más. El hombre continua arrasando la naturaleza y llevándose por delante árboles, plantas, aves, animales y, tristemente, a otros seres humanos. Parecemos destructores por vocación. Todo en el hombre, en este homo sapiens es un exceso negativo.

Las tragedias mueven sentimientos y preocupaciones que los medios alimentan para a los pocos días olvidar. Las tragedias hacen que venga un Presidente a visitarnos, a consolarnos y a prometernos atención inmediata: “Yo quiero que la comunidad sepa que estamos con ellos en estos momentos de dolor ...”. Pero ni protegen nuestros bosques ni nos ayudan a mejorar las vías del departamento. La avalancha es un adelanto de lo que nos espera si seguimos golpeando la naturaleza sin compasión. En pocas palabras, si quieren ayudarnos protejan nuestros ecosistemas. Sin hablar de los acueductos fallidos de Vélez, Barichara y los Santos.

La avalancha deja ver que nuestras carreteras son sumamente frágiles y anticuadas, que no podemos seguir hablando con la boca llena de competitividad y de turismo. No continuemos engañándonos. Carecemos de carreteras modernas, como pasa en las regiones que no son fuertes a nivel nacional. ¿En qué momento decayó Santander? El actual aislamiento afecta la economía, pero también la atención oportuna de pacientes que requieren acudir a servicios especializados de salud. ¿Cómo se traslada un paciente que requiera tratamiento de urgencia? ¿Se trasladará por la vía Galán y Zapatoca cuando esas carreteras son caminos de herradura en pleno siglo XXI? Y esas carreteras están así por la corrupción, por la falta de gestión, por sus gobernantes y congresistas, que corren a tomarse la foto con Duque que no tiene la culpa de la avalancha, ni el Gobernador Mauricio Aguilar, pero jamás han alzado la voz para exigir respeto por el departamento. Somos el resultado de esa manera de hacer politiquería. No es solo la provincia de García Rovira la que está aislada; en un contexto nacional nuestro departamento lo está. La tragedia coloca a Santander en los medios, pero lo que muestra ella realmente es que nos falta dirigencia política y gremial. Todos viven haciendo sus propios negocios.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad