lunes 15 de abril de 2019 - 12:00 AM

Muchos candidatos

Los candidatos a la Alcaldía de Bucaramanga ya no caben en los dedos de las manos. Unos con partidos detrás y otros buscando llegar por firmas (no voy a hacer juicios sobre esta última estrategia). Lo importante de esta carrera hacia el poder es que no predomine la mentira. “En las campañas electorales, como en la militares (donde se inventan hazañas que nunca existieron), la primera baja del combate es la verdad”. Los candidatos prometen el paraíso, prometen luchar contra la corrupción, prometen casas, salud, vías, educación y hasta larga vida, pero todo lo cumplen a medias. La historia de las campañas políticas se resume en promesas incumplidas y propuestas imposibles que han jugado con la esperanza de las gentes. Muchos prometen no subir los impuestos, pero como nuestro presidente Duque, incumplen. Hablan de crear empleo y no nos dicen cómo.

Así, nos podremos preguntar cómo se va a salvar esta ciudad de comerciantes. Los nubarrones económicos nos amenazan y la parálisis de inversiones, principalmente en la construcción, continua.

¿Qué propuestas viables y sinceras se pueden acordar con la ciudadanía para que ella no siga siendo burlada?

No hay ningún candidato, de los tantos que hay, que nos de la fórmula para cumplir con una Plan de Desarrollo cierto y que no sé quede solo en el papel.

Es el momento para que se tomen seriamente esas candidaturas y nos digan la verdad porque la idea es que el elegido no lo sea solo por emociones, sino porque su programa es viable y verificable, cumplible y cierto.

La ciudadanía quiere que haya seguridad: ¿sólo con cámaras y aumento de la fuerza pública se consigue? Igualmente, la ciudadanía quiere que exista trabajo digno, que la ciudad sea agradable y llena de bosques, de árboles frutales, que la educación de la Escuela de Artes tenga oficios duraderos. Sueña la ciudadanía con el cambio de las actitudes violentas, implementando comportamientos éticos y respetuosos.

Nota 1: Como van las cosas seremos el 51 Estado de los EE.UU. Bueno, ya lo somos sin necesidad de invasión. Nota 2: La semana entrante hablaré del cronograma del El Teatro Santander, desde su constitución hasta su compra por el Alcalde Fernando Vargas y la terminación por esta Alcaldía.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad