lunes 28 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Nuestro Acueducto

¿Será qué en Santander no había una persona capaz con tantas universidades que existen y con tanto ingeniero que se forman en ellas? El mismo Alcalde es ingeniero de la UIS.

¿Sería posible tener un santandereano gerente de EPM? Pareciera que nunca se logrará esa dicha. Si acaso de asesor, pero nunca de gerente por más capaces que existan. Pues en el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga acaban de nombrar un gerente de Manizales (seguramente con mucha experiencia en el agua como negocio) gracias a que una empresa caza talentos lo sacó del sombrero de un mago. Y viene justamente de Aguas de Manizales, que es de EPM. Desde hace 13 años EPM pretende el AMB. En esa época, en el 2009, querían tener el 51 % del embalse de Tona y lo intentaron a través del Ministro de Hacienda de la época, Oscar Iván Zuluaga, pretensión que el Alcalde Fernando Vargas Mendoza rechazó. El querer de EPM era tener el control de la empresa.

El Acueducto Metropolitano de Bucaramanga merece tener un buen gerente, con mucha capacidad, transparente, sin dejarse manchar el prestigio que como decía mi abuela paterna, manchado se queda. El Acueducto merece un gerente con los atributos de un servidor público, que no monte negocios particulares como acostumbran y sobre todo que conozca la problemática actual que tiene nuestro Páramo de Santurbán con la amenaza de la megaminería, que es latente y que tiene defensores por eso de ser un “negocio”. No es más, quítense el velo de la hipocresía y déjenos saber las reales intenciones.

¿Será qué en Santander no había una persona capaz con tantas universidades que existen y con tanto ingeniero que se forman en ellas? El mismo Alcalde es ingeniero de la UIS. El Acueducto es una joya así como el agua, que debe defenderse como un bien común y sagrado.

Por ello, el Acueducto debe ser dirigido por un santandereano que conozca la problemática por la que pasamos, por alguien que tenga sentido de pertenencia y lo defienda, especialmente en épocas apocalípticas como estas. Vuelvo y pregunto: ¿un santandereano podría dirigir EPM? Nunca. Sería asesor de confianza, pero no más.

Trago amargo estamos pasando porque eso quiere decir que no estamos conectados ni actualizados y termina una empresa norteamericana con una convocatoria, sugiriendo un Carmona pariente de un exministro y exalcalde de Manizales. Y como sugieren ciertos medios, además de todo ¿amigo del senador corrupto Castaño?

$!Nuestro Acueducto
Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad