lunes 03 de junio de 2019 - 12:00 AM

Política y mentiras

Ni la mentira ni el amiguismo se castigan porque aquí la política no se considera una causa noble.
Escuchar este artículo

La política en Colombia y también en muchas partes del mundo, no es real, mueve tulas de dinero que, además, es nuestro. Todo para llegar a los cargos de elección popular. Mientras algunos siguen creyendo en construir patria, esa patria de Miguel Antonio Caro: “¡Patria!, de tus entrañas soy pedazo”. No la patria de la censura como sucedió con Coronell y la Revista Semana, o con la prestigiosa filósofa Luciana Cadahia en la Universidad Javeriana. Se le canceló su contrato de trabajo por opinar y hablar francamente sobre la realidad del país. Y la Universidad que se precia de tener una Papa que vela por los desprotegidos, mostró también el cobre. Esa es la democracia falsa. No se puede cuestionar, ni informar ni contar la verdad.

Todos sabemos y lo dicen incluso amigos uribistas, con Duque tampoco Colombia, nuestra Patria, sale de dar tumbos y va camino a la ingobernabilidad porque todos sus políticas fracasan y no tienen en cuenta al pueblo. Esa es la crónica política nuestra.

En muchas partes del mundo hay corruptelas y mentiras y otras ollas de las miserias humanas.

La falsedad en política es muy común y la exageración es una estrategía que usa y ha usado el poder. Exagerar sus resultados es una forma de engañar a la comunidad. Mienten porque saben que no van alcanzar a realizar nada y sin embargo, insisten en maquillar todas las cifras para obtener un resultado que los beneficie o beneficie sus intereses. Al final, el pueblo poco importa. Ni la mentira ni el amiguismo se castigan porque aquí la política no se considera una causa noble.

A diferencia de las democracias serias aquí la mentira reina. El fracking, dijo Duque, no se establecerá en Colombia y ya se aprobó. La Refoma Pensional “no la haré” y esperan pasarla en el próximo periodo legislativo y dejar a viudas y viudos a partir de dicha reforma sin pensión. Qué lástima todo esto.

Nota

Si lo que dijo Aurelio Suárez sobre el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga es verdad (lo dijo con cifras en la mano), ¿entonces, no hubo una real gestión para recuperar las finanzas? ¿Le creemos?

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad