lunes 11 de julio de 2022 - 12:00 AM

Sobre la Fundación Galán

Es importante escuchar a los hijos del asesinado Luis Carlos Galán, que realmente al día de hoy no han hecho nada digno de admirarse o imitarse, aspirando como aspiran solo a cargos.

Todos nos preguntamos por el quehacer de la Fundación Luis Carlos Galán Sarmiento, fundada en 1990 para fortalecer la democracia, la paz y los derechos humanos. En 1996 se creó el Premio Internacional Luis Carlos Galán Sarmiento, el cual sería entregado cada 18 de agosto por el Presidente de la República a personas, grupos de trabajo o instituciones nacionales o internacionales que defendieran el legado del político santandereano. Ahora nos preguntamos (de pronto no estamos enterados) cuántos premios entregó el presidente saliente, que lo que menos hizo fue defender la democracia, y cuántos premios se han entregado desde la creación de la Fundación. También nos preguntamos y se lo pregunta mucha gente: ¿cuánto dinero ha recibido la Fundación todos estos años?

Hablan de miles millones de pesos contratados. Con Juan Manuel Santos esa Fundación firmó siete contratos por $114 mil millones a través del DPS y la Unidad de Víctimas en 2014. La Fundación es de carácter mixto, sin ánimo de lucro y desde el comienzo ha focalizado su labor en la capacitación de jóvenes en valores democráticos y preservación del legado del líder asesinado. ¿Cuántos jóvenes han formado en toda Colombia? ¿Han denunciado la falta de democracia en este país sus fundadores? Denuncia más el periodista Coronel que este equipo.

Los contratos firmados han sido numerosos y generosos durante todos estos años según se sabe (aunque es poca la información). Uno en 2012 de $28,889,244,000, otro de $16,098,000,000 en el 2015, uno más de $ 44,003,840,000. Y hay otros...

De lejos, para preservar el nombre del mártir no hace falta tanto dinero. Hace falta, más bien, ejemplo. Con tanto dinero recibido los hermanos Galán debieron comprar la casa donde nació su padre y donarla a la ciudad como un acto de grandeza, pero no fue así. En un gesto de lambonería se las regalaron con el dinero de nuestros impuestos.

Es importante escuchar a los hijos del asesinado Luis Carlos Galán, que realmente al día de hoy no han hecho nada digno de admirarse o imitarse, aspirando como aspiran solo a cargos, burocracia y contratos. Uno los ve más en maniobras y politiquería, cómodos allí, que en denuncias, obras y aportes al buen desarrollo de nuestro complejo país.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad