martes 11 de mayo de 2021 - 12:00 AM

Construya, no destruya

Existen todas las formas habidas y por haber para protestar, ninguna acredita a nadie para que intervenga lo ajeno y menos cuando se trata de la vida humana.
Escuchar este artículo

A nadie le cabe en la cabeza que para protestar hay que destruir. Se volvió costumbre en nuestro país desquitarse con los bienes públicos como si los inmuebles fueran culpables de lo que acontece. Pareciera que eso es lo que los maestros le están enseñando a los niños; ahí está la falta de la cátedra de Educación Cívica. Vemos los muchachos enfurecidos haciendo daño como si se tratara de una batalla; rompen vidrios, escriben grafitis en las paredes, saquean almacenes y lo peor, atacan a la policía con armas contundentes.

Nos duele ver los titulares de los medios de información en los que dan cuenta de la muerte de un oficial de la policía, dicen que murió y la verdad es otra; fue un verdadero asesinato a sangre fría. Si se tratara de un manifestante el que fallece, la noticia es diferente; lo asesinó la policía. Una mayoría de comunicadores parece estar de acuerdo con los vándalos. Cada periodista comenta a su acomodo y se olvida de la imparcialidad.

Existen todas las formas habidas y por haber para protestar, ninguna acredita a nadie para que intervenga lo ajeno y menos cuando se trata de la vida humana. Nuestra policía debe ser respetada y acatada. Ahora resulta que los mamertos han logrado que les quiten toda su autoridad y el papel que hacen en las calles es nulo; no pueden hacer nada, están maniatados.

La excusa para protestar es discutible, al gobierno le faltó tino en un momento crucial en la vida de la nación; la pandemia recorre el planeta sin contemplaciones. Eso no le da derecho a nadie para que actúe a su manera. Las normas hay que cumplirlas, de lo contrario, debe ser castigado de acuerdo con la ley. Si no estamos de acuerdo, bien, para eso tenemos un congreso al que debemos exigirle los cambios que requiere el país. ¡Libertad no quiere decir libertinaje!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad