martes 04 de mayo de 2010 - 10:00 AM

Correspondencia recibida

De nuestro amigo Zoilo Guarín recibimos la siguiente nota: Con la candidez del niño en su primera comunión, estaba creyendo que después de los gobiernos de Belisario Betancur y Andrés Pastrana, los conservadores, entre los cuales me cuento, éramos como los dinosaurios, una especie en extinción. Tamaña sorpresa me dio Noemí que con la bandera azul en la mano consiguió en las pasadas elecciones más de dos millones de seguidores de las doctrinas de Caro, Cuervo y Ospina, unos señores que solo los ancianos de la tribu sabemos quiénes fueron.

Por el contrario y para colmo de los colmos el glorioso partido liberal, el primero en la América Hispánica que abolió la esclavitud, el primero que intentó modernizar a Colombia al sacudirse el yugo de la anacrónica Curia Romana, que cerró sus conventos y seminarios y expulsó del país a su Excelencia el Arzobispo Mosquera, terminó en las pasadas elecciones derrotado por los conservadores de la doctora Noemí Sanín. Su triunfo fue flor de un día pues en los debates de los candidatos en televisión, cada vez que se presenta, pierde puntos en las encuestas.

Es bueno recordarle a las actuales generaciones que cuando la tragedia del Palacio de Justicia el presidente Betancur quien estaba obligado a intervenir en tan complejo problema como jefe supremo de las Fuerzas Armadas, ni siquiera contestó llamadas telefónicas que los angustiados Magistrados le hicieron dejando en manos de los militares la solución del conflicto. Los militares están entrenados para la lucha, no para la diplomacia. Si Betancur hubiera actuado con la prudencia y habilidad de Turbay en la toma de la Embajada Dominicana, que fueron casos similares, no estaríamos lamentando ese doloroso drama.

Al doctor Andrés Pastrana le debemos la república del Caguán. Ni a Betancur ni a Pastrana la opinión pública y la prensa libre poco o nada les recuerdan tan grandes equivocaciones; al contrario, a Ernesto Samper, un personaje de fino humor y con talla de estadista, todavía le sacan a relucir el proceso 8000 y hasta los gringos le quitaron la visa.

Ante el Holocausto y el Caguán, el proceso 8000 es el menor de los males. Con esta nota no quiero reabrir viejas heridas que aún están sangrando. Solo pretendo a nombre de mis copartidarios los Conservadores pedir perdón a los colombianos por haber elegido unos Presidentes poco aptos para tan alto cargo. Zoilo Guarín

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad