martes 26 de abril de 2022 - 12:00 AM

¿De quién es la culpa?

Quienes conocimos nuestro país hace 80 años, somos garantes del progreso de nuestra Patria. Carreteras, electrificación, comunicaciones, crecimiento de las ciudades, servicios básicos, educación, son avances vertiginosos

El título de este libro, obsequio que me hizo su autor Jaime Lopera Gutiérrez, me hace recordar algunos colombianos que al unísono, están empeñados en descalificar la maravillosa administración del Presidente Duque. La culpa de todo lo que acontece en el país es del Presidente; no encuentran como desprestigiar su gobierno.

No obstante, el empeño en que están los malquerientes de la administración, cada una de las acusaciones que le hacen al Señor Presidente, son desvirtuadas. Al comienzo de la pandemia se criticó todo el andamiaje, inclusive el programa de televisión. Finalmente la Organización Mundial de la Salud fue la entidad que solicitó dichas transmisiones educativas. De las vacunas, criticaron hasta más no poder, finalmente resultó que nuestro país es un ejemplo para la región.

Se ha llegado al colmo que tildan al Presidente de mentiroso, ¡insólito!; le dan más credibilidad a los delincuentes que a las autoridades. Es muestra del radicalismo que está marcado por ideologías foráneas que nos quieren imponer y de las cuales tenemos que librarnos. No es suficiente el ejemplo del fracaso de nuestros vecinos para seguir empecinados en algo que ya fracasó. Ejemplos los tenemos latentes, pero no quieren verlo los integrantes del llamado “progresismo”

Permanentemente, desde el inicio del gobierno, vemos a los medios de comunicación que a regañadientes publican las cosas buenas que se realizan. Los siete túneles más importantes del país los ha construido la actual administración, qué diremos de las carreteras, caminos de penetración y la infraestructura. En el campo energético, se terminará una de las obras de mayor trascendencia en Colombia. Se inició en Bogotá la construcción del metro. Así, innumerables obras que jamás habíamos soñado tener en funcionamiento. Se puede alegar que ya estaban iniciadas, pero no terminadas.

Quienes conocimos nuestro país hace 80 años, somos garantes del progreso de nuestra Patria. Carreteras, electrificación, comunicaciones, crecimiento de las ciudades, servicios básicos, educación, son avances vertiginosos. Nos falta mucho, es cierto, el crecimiento de la población hace que cada día sean insuficientes los servicios. “Piense a futuro, si usted tiene algo que perder, su casa, su trabajo, familia, pensión, empresa o libertad. ¡Piénselo! R.S.O.”

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad