martes 28 de mayo de 2019 - 12:00 AM

El caos que vive la ciudad

El caos es total, la gente es otra, se acabó la cortesía, las buenas maneras, el orden, la deferencia, el buen vestir, caminar y el respeto que merecen los ciudadanos.

Nunca había vivido Bucaramanga una situación como la actual. El caos es total, la gente es otra, se acabó la cortesía, las buenas maneras, el orden, la deferencia, el buen vestir, caminar y el respeto que merecen los ciudadanos. Por lo anterior, tenemos que escoger con mucho cuidado al futuro Alcalde de la ciudad.

Lo primero que requiere la urbe es entregar a la Policía Nacional el control del tránsito de automotores. En manos de esa institución la ciudad puede contar con personal suficiente para el control de los vehículos. Hay que educar a los choferes que ahora no respetan las normas del tránsito. Costumbre peligrosa la de adelantar por la derecha, conducir las motos en zig-zag y pasar por medio de los carros. Los 100 agentes que tiene la ciudad no dan abasto, razón por la que se requiere, como en todo el mundo, que la Policía sea la encargada de organizar el tránsito automotor.

A los peatones también hay que educarlos, un día tuvimos –mimos- vale la pena hacer campañas muy intensas para que los que llegan a la ciudad sepan para qué son los semáforos. Metrolínea debe ser la única empresa que preste servicio. También, hay que reeducar a sus conductores que al comienzo lo hicieron muy bien, ahora pasan de un carril a otro ocasionando trancones.

De los huecos y la malla vial, ni hablemos. Ya se ve la primera capa asfáltica en muchos lugares. Los huecos son la molestia más grande para los conductores que no saben cómo sacarles el quite a las troneras existentes. Hay muchas otras cosas más que requiere la ciudad. Lo más urgente es acabar con la guerra del centavo, la piratería, organizar los vendedores ambulantes y prohibir las ventas en las aceras.

Para hacer turismo requerimos de una ciudad organizada, culta, segura y agradable, como lo fue Bucaramanga hasta hace pocos años.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad