martes 26 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

El páramo es sagrado

El páramo de Santurbán es una bendición de Dios. Ahora lo queremos destruir para extraer oro y dejarnos sin el líquido sagrado.
Escuchar este artículo

Cuando se formó el globo terráqueo, la naturaleza fue sabia y le dio orden perfecto a toda su estructuración. Cada cosa tiene su razón de ser y no podemos vivir sin ninguno de los elementos necesarios para la vida; esto cuenta para los tres reinos: animal, vegetal y mineral.

¿Qué diremos del agua? Nuestro cuerpo está hidratado, de lo contrario no existiríamos. ¿No es otra obra de Dios? ¡El hombre se empecina en acabarla! La naturaleza es sabia y funciona en forma perfecta. No obstante, el ser humano no quiere dejarla tranquila para que ejerza sus funciones debidamente. Los páramos para algo los creó el Dios de todos los humanos, como despensas de agua para la supervivencia.

El oxígeno es parte fundamental para la vida; los árboles son los encargados de suministrarlo. Al igual, el hombre los destruye, atentando contra la madre naturaleza. El aire que respiramos es la presencia de Dios. La humanidad se empeña en destruirla sin compasión. Queremos eliminar los elementos esenciales y nos olvidamos que vienen otras generaciones que los van a necesitar.

El páramo de Santurbán es una bendición de Dios. Ahora lo queremos destruir para extraer oro y dejarnos sin el líquido sagrado.

No requerimos de más explicaciones, ya que todo es obvio. Si actuamos con lógica, las cosas nos salen bien, de lo contrario, fracasamos porque vamos en contra de las leyes naturales. Por eso decimos frecuentemente que la naturaleza es sabia. ¿Quién se atreve a decir lo contrario? No creemos en los ateos, pues ellos también disfrutan de los dones de la madre tierra.

Cambiar el agua por el oro, que se iría del país, no le cabe a nadie en la cabeza. En la década de 1960 pertenecí a la Junta Directiva del Acueducto de la ciudad y la mejor obra que se hizo entonces fue comprar unos terrenos y sembrar árboles para equilibrar la ecología.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad