martes 19 de mayo de 2009 - 10:00 AM

El primer grito de independencia de América

El primer grito de Independencia que se pronunció en América se efectuó en Villa de la Plata, fundada en 1540, en la hoy República de Bolivia, por el conquistador español Pedro Anzúres. Posteriormente esta bella y hermosa ciudad colonial tomó los nombres de Charcas, Chuquisaca y actualmente Sucre, en homenaje al Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre.

Todo empezó porque los oidores de la Audiencia de Charcas se opusieron a que el Presidente de Charcas, don Ramón García León y Pizarro, de 68 años, cuando asistiera con el Real Acuerdo en Corporación, no se colocara el sombrero de copa, como era de uso. El mandatario defendió el fuero de colocarse el sombrero en la calle asistiendo con la Real Audiencia. El Presidente se alió con el Arzobispo don Benito María de Moxo y de Francoli.

En 1808 llegaron a Chuquisaca las noticias sobre la invasión de Napoleón a España, la abolición y cautiverio en Bayona de los Reyes Carlos IV y Fernando VII y la proclamación de José Bonaparte como nuevo gobernante de la Península Ibérica. Además, las intrigas de la Princesa del Brasil, Carlota Joaquina de Borbón, hermana del Rey Fernando VII, quien aspiraba al trono del Río de la Plata.

Los oidores quisieron boicotear al enviado de España y cuando se marchó la emprendieron contra el Presidente y el Arzobispo, difundiendo la especie que ellos iban a entregar la Intendencia y el Alto Perú al Príncipe Regente y a la Infanta Carlota al Brasil. Este chisme prendió la chispa. El Rector de la Universidad San Xavier, don Manuel Gil, pidió autorización para estudiar en el claustro la situación y el 12 de enero de 1809, produjeron el 'Acta de los Doctores', que luego sustrajeron del libro de actas.

Esto motivó que al Rector Manuel Gil y los oidores le hicieran un desplante, al quitarle en un funeral al que asistió un cojín para arrodillarse, que usaba por privilegio y costumbre. Lo anterior motivó al Presidente ordenar el 25 de mayo de 1809 la detención de los Oidores y algunos abogados.  Solo lograron apresar al abogado Jaime Zudañez. El escándalo originó el levantamiento del pueblo. Los Oidores y Conjurados mantuvieron los motines dándole aguardiente mezclado con pólvora al populacho que pedía la renuncia del Presidente. La gendarmería en tres oportunidades hizo descargas y se produjeron treinta muertos.
El Mandatario pasada la media noche renunció y quedo detenido.

El Arzobispo se ausentó.  La Real Audiencia asumió el gobierno. Las pandillas gritaban: 'Viva el Rey y mueran los traidores.' Triunfó la revolución. Esta insurgencia intelectual e idealista concluyó el 22 de diciembre de 1809, cuando el gobierno español recuperó el mando. Por eso en Charcas nació la libertad de América. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad