martes 29 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

El respeto a la autoridad

Las armas cortas son indispensables para infundir respeto a la autoridad. Lo que buscan los vándalos es convertir la policía en “colectivos civiles” al estilo de Venezuela.
Escuchar este artículo

Párvulos asistimos al Liceo del Divino Niño, allá en el ícono parque de Antonia Santos. Recuerdo imborrable de nuestra primera maestra Inés Valenzuela que nos inculcó, desde entonces, el respeto por la autoridad. Posteriormente, en bachillerato, Gonzalo Afanador, entonces estudiante de Derecho y profesor nuestro de Educación Cívica, nos recalcó el amor a los símbolos patrios, el respeto a la autoridad, el comportamiento dentro y fuera del colegio. Cuando el maestro entraba al salón a dictar la clase, los alumnos nos levantábamos y en voz alta, le dábamos la bienvenida. Todo eso parece que ha quedado en el olvido, pero los que estamos entrados en años, lo añoramos.

Se ha puesto de moda irrespetar a las autoridades. Vemos en los noticieros que los conductores no respetan a los alféreces, los policías son objeto de burlas y toda clase de improperios. Los vándalos tienen derecho a todo y en cambio la autoridad debe mantenerse al margen porque los “angelitos” no se pueden tocar.

Durante la aciaga época de la violencia política, la policía utilizaba fusiles y escopetas de largo alcance. Con la pacificación del País en el gobierno del General Rojas Pinilla, esa arma fue reemplazada por el bolillo. Las armas cortas son indispensables para infundir respeto a la autoridad. Lo que buscan los vándalos es convertir la policía en “colectivos civiles” al estilo de Venezuela.

Nuestra fuerza policial es centenaria y tiene la preparación suficiente que ha logrado a lo largo de nuestra historia. Los casos que vivimos no son nuestros, son importaciones que vienen actuando en varios países latinoamericanos y que lo que están buscando es desestabilizar los gobiernos legalmente constituidos.

Bien lo ha manifestado el Gobierno Nacional, la policía no se va a transformar, se va a continuar preparando y engrandeciendo en todo el territorio nacional. Colombia no puede vivir sin su policía que es ejemplar en el mundo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad