martes 14 de abril de 2009 - 10:00 AM

Enmienda histórica

Con motivo de la reciente visita que hizo el historiador Antonio Cacua Prada a nuestra ciudad, nos envió la siguiente nota: En la valla explicativa de la alegoría de la Revolución de los Comuneros en 'Panachi', se tilda al ilustre Arzobispo Antonio Caballero y Góngora de 'Traidor de la Revolución'.  Esto no es históricamente cierto.

El Arzobispo se posesionó de la arquidiócesis de Santafé de Bogotá el 23 de mayo de 1779, en reemplazo del Arzobispo Agustín Alvarado y Castillo. Ocupaba el Virreinato de la Nueva Granada don Manuel Antonio Flórez Maldonado Martínez y Bodquín.

En enero de 1778 había llegado el Regente visitador Juan Francisco Gutiérrez de Piñeres. Con motivo de la guerra entre España e Inglaterra, el Rey le ordenó al Virrey Flórez trasladarse a Cartagena y delegó las facultades de que estaba investido en el Regente Visitador Gutiérrez de Piñeres. El señor Arzobispo estaba en visita pastoral cuando el gobierno Virreinal lo llamó para que buscara 'la quietud pública y se restituyeran en paz a sus domicilios' de los 20.000 Comuneros que marchaban desde El Socorro hacia la capital del Virreinato. El prelado consiguió que el 8 de junio de 1781 se promulgaran en Zipaquirá las Capitulaciones propuestas por Juan Francisco Berbeo, Comandante de los Comuneros.

El Oidor Juan Francisco Pey Ruiz le envió al Virrey el texto de las Capitulaciones con su aprobación y ratificación.  El Virrey Flórez se dirigió el 6 de Julio de 1781 al muy ilustre Cabildo Justicia y Regimento de Santafé, improbándolas. Punto por punto declaró que 'las contribuciones contra las cuales se han pronunciado los Comuneros son legítimas e inmodificables'. El Virrey Manuel Antonio Flórez expidió un indulto el 20 de octubre de 1781 a favor de los sublevados. El 8 de marzo de 1782 anuló las Capitulaciones de Zipaquirá.  Luego renunció al mando, a partir del 1° de abril de 1782.

Al Virrey Flórez lo sucedió en el Nuevo Reino de Granada don Juan de Torrezal Díaz Pimienta, Gobernador de Cartagena.  El 1° de abril de 1782 se posesionó el nuevo Virrey en la misma ciudad y viajó a Santafé, pero murió el 11 de junio del mismo año. Cuatro días después, el 15 de junio de 1782, asumió como Virrey el señor Arzobispo, ilustrísimo doctor Antonio Caballero y Góngora, porque la Real Audiencia encontró en el pliego de 'futura sucesión', tal designación.  Históricamente no se puede hablar de traición del Arzobispo Primado de Santafé de Bogotá a la gesta comunera. 

 

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad