martes 19 de octubre de 2021 - 12:00 AM

Horst Martin, fotógrafo

Anotan los autores de este libro que Capitanejo ganó protagonismo en las capturas fotográficas de Horst Martin, región nuestra, desconocida por muchos.
Escuchar este artículo

Alejandro Murillo Salguero y Pierina Lucco García nos han sorprendido con un hallazgo histórico, de gran importancia para Santander y Colombia. En 2017 descubrieron la obra fotográfica de Horst Martin, fotógrafo alemán que visitó nuestro país y en su recorrido tomó hermosas fotografías de nuestro territorio; hizo énfasis en Capitanejo.

Su interés se basó en la vida cotidiana de los moradores de la época, y los exuberantes paisajes de nuestra geografía. El archivo está compuesto por más de doce mil fotografías que una fototeca alemana ha puesto a disposición de todos los interesados en el tema. Un viajero europeo que se interesó, no solo por nuestro país, también retrató a muchos países de nuestra América Latina.

Horst Martin nació en 1902 en Alemania y se formó como maestro de escuela, fue profesor del Colegio Alemán en Bogotá en el campo de las artes; murió en 1962, heredó a su familia la colección etnográfica y el archivo fotográfico, quienes lo donaron posteriormente al Museo de Etnología de Dresde, en Alemania.

El archivo tiene un valor incalculable por el registro de lugares olvidados y remotos que hoy, aún permanecen en el ostracismo. La región de García Rovira todavía está lejana del bullicio de las urbes. Anotan los autores de este libro que Capitanejo ganó protagonismo en las capturas fotográficas de Horst Martin, región nuestra, desconocida por muchos.

Un hallazgo de esta naturaleza lo califican los autores como un descubrimiento arqueológico, y no es para menos, nuestra historia comarcana se va completando y descubriendo hechos desconocidos pero que fueron trascendentes en su época y hoy adicionan los álbumnes de nuestra historia.

El nevado del Cocuy lo recorrió como resultado de una segunda visita a Capitanejo; registró un paisaje que ha venido desapareciendo por obra y gracia del calentamiento global. Con esta obra completamos un vacío histórico que por fortuna llegó a buenas manos, interesadas en nuestro pasado.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad