martes 06 de abril de 2021 - 12:00 AM

La canasta familiar

Se está sacrificando una vez más al más desposeído que es el que paga los platos rotos de la corrupción.
Escuchar este artículo

Es cierto que el gobierno requiere recursos para solventar los egresos presupuestales a causa de la pandemia. No es óbice acometer el problema con la creación de nuevos impuestos y menos tocar la canasta familiar. Los alimentos, sea cual fuere, no deben pagar un solo centavo de impuesto. Nuestro pueblo agobiado por la pobreza requiere de ayuda y esa sería la mejor contribución para las clases vulnerables. La devolución del IVA es una utopía porque el más pobre no tiene acceso a ningún sistema que le pueda solventar su situación económica.

Los más necesitados requieren de la ayuda inmediata y esta sería por medio de la canasta. Se habla de incrementar impuestos a los huevos, a productos cuya materia prima es el trigo y otros que son de consumo diario. Se está sacrificando una vez más al más desposeído que es el que paga los platos rotos de la corrupción. El hombre honrado y trabajador que vive de un salario mínimo es el que va a sentir de inmediato las medidas que se ventilarán en el Congreso de la República.

La solución la tiene el pueblo que debe promover un plebiscito para lograr reducir el Congreso. Nuestro parlamento está conformado no solo por los padres de la patria, hay que añadirle los asesores que son diez veces más. ¡Qué diremos de los diputados y concejales! Amén de los jugosos salarios que devengan más las otras extras de las que nunca se menciona.

Irresponsables atacan a la industria que es la que emplea al pueblo. Debemos hacer una cruzada para que nuestros industriales puedan robustecer sus fábricas, única solución para el progreso de la nación y solución para los más desposeídos. Campañas que desorientan al País deben ser prohibidas porque se está haciendo daño a todos con la mala información.

¿Acaso los países socialistas no tienen industrias? Son de los estados pero pesimamente manejadas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad