martes 04 de febrero de 2020 - 12:00 AM

La educación ahora

La iglesia es un lugar de veneración, nada de aplausos, ni de música popular y gestos paganos.
Escuchar este artículo

Con motivo de una nota anterior sobre la educación otrora, llegaron varios comentarios sobre el mismo tema. Dicen los lectores, conocedores de la actual problemática, que todo ha cambiado. Ya no se puede castigar el alumno, la libre personalidad le permite hacer lo que quiera sin que existan medios de corrección. Por el contrario, el maestro está expuesto a perder su cargo o una demanda. Educar hoy es cosa complicada.

Hace unos años visité cerca de 50 escuelas públicas de la ciudad, quedé sorprendido con las nuevas tecnologías. En mi época utilizamos la tinta, el plumero y el secante. Eso no lo conocieron los estudiantes actuales. Observé disciplina en las aulas, alumnos con controles en sus manos para manipular los tableros. Los estudiantes usaban uniforme y buenos modales.

No obstante lo anterior, hoy no se puede exigir un corte de pelo, o que sea obligación cumplir las normas existentes. En general, la mayoría de los estudiantes parece que conservan las costumbres ancestrales que les han enseñado en su casa. También hay muchachitos insolentes que alteran el orden y las buenas y sanas costumbres.

La educación se ha malogrado tanto que hasta en las iglesias se notan los cambios. Las jóvenes creen que van a un salón de belleza, se maquillan, se peinan y hasta se cortan las uñas. Ignoran por completo que están en la casa de Dios. Antiguamente para asistir al culto se vestía con la mejor ropa, ahora, vemos el uso de las tres puntadas, los pantaloncitos calientes bien pronunciados, escotes, mascotas y vestimentas que nada tienen que ver con el sitio.

La iglesia es un lugar de veneración, nada de aplausos, ni de música popular y gestos paganos. Hace poco asistí a misa en Arlington y quedé sorprendido con los feligreses. Recogimiento total, sermón relacionado con el evangelio del día, música sacra y concentración absoluta. ¡Al templo se va a orar!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad