martes 14 de mayo de 2019 - 12:00 AM

La nueva ruta de la seda

Hoy, Shanghái se ha convertido en una de las ciudades más modernas del mundo. Xi Jinping sacó de la pobreza 800 millones de chinos en solo cinco años
Escuchar este artículo

Hace tres décadas visité la China Continental en compañía de un grupo de colombianos a quienes nos calificaban como “delegados”. Era el segundo grupo de turistas que llegaba a un país, hasta entonces, casi desconocido. Llegamos al aeropuerto de Shanghái en medio de un calor infernal, no había aire acondicionado: solo unos inmensos ventiladores que parecía estaban fuera de servicio. La estructura física no tenía atractivo ninguno: parecía más un hangar de carga.

No había movimiento aéreo, solamente nuestro avión que permaneció por largas horas en la pista, es decir, hasta que reanudó su vuelo de regreso.

En una incómoda sala fuimos recibidos por los agentes de seguridad que inspeccionaron nuestros equipajes, detallando y anotando cada uno de los artículos que portábamos. Esa lista debía coincidir a nuestra salida, advirtieron que no podíamos dejar nada de lo declarado en el país.

Nos trasladaron al hotel en un destartalado bus que tenía como ceniceros pequeñas latas amarradas con alambre a los asientos.

El hotel se abría al público después de muchos años, remodelado y limpio. Al entrar en la habitación recordamos la década de los años cincuenta en nuestro país. Colchones de la época, muebles en talla, hojas sueltas, frasco de tinta, plumero y secante. A la memoria nuestra infancia en el Colegio del Divino Niño.

La ciudad nos pareció muy pobre, las fábricas que pudimos observar tenían el aspecto de talleres sin comodidad alguna. En las noches la gente se agrupaba para jugar juegos de mesa pero sentados en el suelo; lo hacían en las esquinas debajo de un poste en madera con una luz tenue. Otros hacían inmensas colas para recibir un pedazo de patilla previa presentación de un carnet.

Hoy, Shanghái se ha convertido en una de las ciudades más modernas del mundo. Xi Jinping sacó de la pobreza 800 millones de chinos en solo cinco años.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad