martes 25 de febrero de 2020 - 12:00 AM

La recuperación de Cantabria

Es inconcebible que en nuestro país olvidemos el pasado histórico. Obras como el templo de Cantabria merecen se recuperación...
Escuchar este artículo

Un grupo de entusiastas cívicos de Lebrija está empeñado en reconstruir la iglesita de Cantabria, sitio original de la actual Lebrija. En mi paso por Acuasur, guardo el recuerdo de la construcción de la planta de tratamiento del agua, financiada por el BID. Las inmensas siembras de piña que hizo el Mayor Diego Muñoz y su capricho de exportar la deliciosa fruta hasta Alemania.

La historia de Cantabria está ligada a todos los municipios de la Provincia de Soto. En su tiempo, Cantabria fue considerado un sitio estratégico por su cercanía al Río de Oro, cuyas arenas de aluvión eran ricas en el preciado metal que se podía explotar con la ayuda de los técnicos alemanes.

Los Montes Cantábricos del Norte de España fueron la inspiración de Alfinger para bautizar el sitio en homenaje y recuerdo de su tierra. Fue un asentamiento desconocido e ignorado, no obstante, en junio de 1861, terminaron la edificación del templo que llevó el nombre de San Nicolás de Thalentino. Posteriormente, en marzo 6 de 1863, le cambiaron el nombre por el de San Pedro Cantanueva.

La veneración al sacerdote Francisco Portugal de San Antonio de Padua se vino incrementando con los años, hasta 1944, cuando el presbítero Manuel Antonio Doroteo Martínez Trillos lo trasladó a Lebrija. Las ruinas se encuentran abandonadas hace 76 años, hasta hoy, cuando un grupo de ciudadanos lo quieren recuperar. Las ruinas de Cantabria, como las conocemos, tienen 157 años de abandono.

Es inconcebible que en nuestro país olvidemos el pasado histórico. Obras como el templo de Cantabria merecen se recuperación, no solo por lo que significa su tradición, el sentido turístico vale la pena explotarlo para así contarle y mostrarle a nuestra gente de dónde venimos y para dónde vamos.

Invitamos a que apoyemos tan magna obra, emprendida por los hijos de Lebrija que quieren recodar su historia y recuperar esta obra arquitectónica.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad