martes 17 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

La Vanguardia Liberal de ayer

La destartalada edificación se convirtió en moderno edificio, la pequeña prensa se volvió rotativa y el tiraje aumentó considerablemente
Escuchar este artículo

Compromiso ineludible me impidió asistir a la gran fiesta conmemorativa del centenario de Vanguardia. Recuerdos inolvidables de los compañeros de antaño que ya se fueron y que nos dejaron un legado perdurable. Aún vivimos para contar el cuento; Zoraida Uribe que tenía su oficina en la entrada de la vieja casona. Alejandro poseía un carro con estribos y nos paseaba por la ciudad, colgados como un racimo. Roberto Franco, en los linotipos que funcionaban en el antiguo comedor de la casa. Y... pare de contar porque han pasados más de sesenta años desde aquel entonces.

En la redacción alcanzo a recordar a Pedro Meza Ramírez, José del Carmen Rivera Mejía, Nubia Cabeza, Rodolfo González García, Domingo Cáceres, Próspero Rueda Rodríguez, Saúl Villar, Héctor Caballero y a Vicente Chaparro en la fotografía.

En el campo intelectual estaban: Alejandro Galvis Galvis, Gustavo Serrano Gómez, José Antonio Escandón, Ernesto Camargo Martínez, David Martínez Collazos, Luis Enrique Figueroa Rey, Alfonso Hanssen Villamizar, Max Olaya Restrepo, Ricardo Serpa Cuesto y otros que se me escapan.

La Vanguardia Liberal, su nombre original, era sitio de tertulias y grandes campañas sociales y políticas. Reuniones permanentes promovidas por Próspero Rueda, buscaban solucionar problemas a los más pobres de la ciudad. De esos encuentros salieron muchas instituciones que aún subsisten y con exitosos logros.

Con la llegada de Alejandro Galvis Ramírez a la Dirección, la empresa se trasformó muy rápido. La destartalada edificación se convirtió en moderno edificio, la pequeña prensa se volvió rotativa y el tiraje aumentó considerablemente. Ese ritmo ha continuado en razón a los avances tecnológicos. Los viejos linotipos quedaron en el museo del periódico para dar paso a los modernos computadores. Cada vez que aparece una nueva tecnología, Vanguardia la recibe. Alejandro no escatima esfuerzos para mantener el periódico en el nivel más alto en relación con los nuevos inventos. ¡Ni un paso atrás!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad