martes 10 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Las Españas y la conquista

Con hermosa e inmerecida dedicatoria, hemos recibido un interesante libro escrito por el historiador Carlos Monrroy Reyes. Se trata de un distinguido abogado bogotano, especializado en derecho público. Profesor de Hacienda Pública y Economía en las Universidades del Rosario, la Gran Colombia y la Nacional. 

Periodista de tiempo completo, Senador de la República y Representante a la Cámara. Ha publicado varios libros, columnista del Nuevo Siglo, El Tiempo y Presidente del Centro de Estudios Colombianos, actualmente es Presidente de la Academia de Historia de Bogotá y Miembro Correspondiente de la de Santander.

Con prólogo de Maije Posada, inicia el escrito en el que hace un análisis de la situación que se vivía en España en las épocas de la conquista de América.

Dice que la identidad de España comienza precisamente con el descubrimiento en 1492, la Toma de Granada, la primera gramática del idioma castellano de Antonio Nebrija y la expulsión de los indios, todo durante el reinado unificador de los Reyes Católicos.

Sobre las costumbres de los iberos de entonces, anota que los hombres tenían una constitución corporal esbelta y robusta. Las mujeres alcanzaban extraordinaria fuerza muscular; vivían en chozas o cabañas y algunos en huecos de las peñas o en otras cuevas naturales.

Se dejaban crecer el cabello como las mujeres, se defendían con armas toscas y eran gente sencilla, dormían sobre la tierra, cuando peleaban se cubrían el rostro, comían bellotas  que machacaban y hacían pan. Los condenados a muerte eran despeñados pero al patricida lo apedreaban. Los hombres se acostaban cuando la mujer tenía un hijo.

Los fenicios pasaron a España por África; la colonia de Cádiz fue fundada mil cien años antes de Cristo en una rica zona repleta de oro y plata. La riqueza minera atrajo a los musulmanes. Hispania recibió diversos impulsos de las diferentes dominaciones hasta convertirse con el tiempo en una nación.

Castilla nos dejó la Lengua. Cinco mil años antes de la era cristiana llegaron desde el Mediterráneo Oriental muchedumbres atraídas por la riqueza de las tierras peninsulares. En la época del paleolítico, los griegos, los fenicios y los cartagineses fundaron factorías. Los primeros que hablaron de Iberia fueron los griegos. Numancia fue capital de los celias que también colonizaron al hoy Portugal. Vino, aceite y corderos era lo que buscaban los recién llegados, la columna vertebral de la España de aquellos tiempos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad