martes 27 de abril de 2021 - 12:00 AM

Lecturas amenas

“Desde Adentro” es la explosión de lo que se ha escondido, se ha llevado por años en nuestra conciencia, y que de pronto sale, dice Rafael Saavedra Hernández en su poético prólogo.
Escuchar este artículo

Frecuentemente recibo libros escritos por amigos que tienen a bien enviármelos por amistad o compañerismo. Antonio Cacua Prada, autor de más de 130 publicaciones, nos habla en esta ocasión de Cerveleón Padilla Lascarro, ejemplo de superación y de servicio a sus compatriotas. Es la historia del Caribe Colombiano y la vida de un personaje a quien conoció y trató, cuando Antonio era Representante a la Cámara. Es un mamotreto de 610 páginas que requieren de tiempo para poder digerirlo. Agradezco al autor las referencias fotográficas de nuestra colección, las cuales sirven para ilustrar nuestra historia.

Franz Mutis Caballero heredó de su querida madre, nuestra compañera de Academia, la cultura de los pamploneses. En visita que hizo la Academia de Historia a Pamplona, Leonor nos deleitó con su poesía, el canto, la declamación, la ejecutoria de instrumentos musicales. Pamplona es la ciudad Mitrada, envidiable, en donde todos participan con desparpajo. “Desde Adentro” es la explosión de lo que se ha escondido, se ha llevado por años en nuestra conciencia, y que de pronto sale, dice Rafael Saavedra Hernández en su poético prólogo.

“Los colmillos de la culebra” de German Valenzuela Sánchez es una edición dedicada al cuento imaginario. Para hacer novela, como lo hace el autor, hay que tener muchos sueños, imaginaciones y cavilaciones. “Señoras y señores: yo no soy ningún culebrero; culebrero es el que come culebra. Yo soy serpentólogo, es decir, un excelente domador de serpientes”. El resto le corresponde al lector, ni quiero inferir la historia...

“La conformación de lenguajes y naciones” del Académico Manuel Rey Sanmiguel, está escrito para eruditos. Su lectura es técnica y elevada, por consiguiente hay que tener el diccionario a la mano para entender las definiciones que en veces son filosóficas. La forma en que hablamos y las palabras que usamos constituyen un ingrediente vital por medio del cual conectamos nuestras emociones, dice el autor en su inicio.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad