lunes 14 de junio de 2021 - 12:00 AM

Mi casa por cárcel

Por lo tanto ya es hora de acabar “la casa por cárcel”, como sentencia para los corruptos de este país que la gozan cumpliendo esta “sentencia” otorgada por los jueces corruptos y trabajada por los abogados defensores de esos personajes.
Escuchar este artículo

Raúl Omar Vila Casado, nos manifiesta en relación a nuestras columnas anteriores que, como todos los humanos, acaba de cumplir un año de confinamiento por esta “sentencia”, ordenada por la pandemia del Covid 19 y la pasó muy bien; no sufrió cumpliendo esta condena. Tampoco sufrieron los profesores universitarios, los altos funcionarios del gobierno, los jueces, los Magistrados de todas las Cortes y de todos los tribunales del país, los senadores y representantes de nuestro Congreso.

Por lo tanto ya es hora de acabar “la casa por cárcel”, como sentencia para los corruptos de este país que la gozan cumpliendo esta “sentencia” otorgada por los jueces corruptos y trabajada por los abogados defensores de esos personajes. Saquemos del ordenamiento jurídico la “Casa por cárcel”.

No es posible que todos los días descubran fraudes billonarios y todo queda en la impunidad porque la justicia es laxa y permite la casa como refugio, con todo a la mano como si se tratara de un premio. El confinamiento nos ha servido para meditar, estudiar, repasar, descansar, orar, dormir por más horas y en fin como dice el lector, pasarla en las mejores condiciones.

Mientras la justicia no funcione, el país tampoco puede continuar. Conozco el caso de una demanda en la que se solicita el embargo de un bien y nada que “camina”. Lleva cinco años durmiendo en un juzgado y por más solicitudes que le hacen al juez, todo es paquidérmico.

Los delitos menores no ofrecen cárcel, por esa razón las autoridades de policía se desmoralizan porque están perdiendo el tiempo con la detención de los delincuentes. Más se demora una detención que verlos en las calles delinquiendo. Los congresistas en lugar de crear leyes de urgencia, dedican el tiempo a otros menesteres menos importantes....

Justicia, clama a gritos todo el pueblo colombiano. Armas con salvoconducto como era antes permite la defensa propia tan necesaria hoy día.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad