martes 09 de diciembre de 2008 - 10:00 AM

Mi sobrino Raffaele

Los colombianos y en especial los santandereanos debemos sentirnos orgullosos porque un hijo de estas bravas breñas haya alcanzado un lugar preponderante en el campo de la arquitectura a nivel mundial. Mi sobrino Raffaele resolvió viajar a Europa en plan de vacaciones y observación de las grandes obras arquitectónicas que tienen el viejo continente. Al pasar por Londres se enamoró de la ciudad y resolvió quedarse. Se presentó en Foster and Partners una de las empresas más famosas en materia de construcción.

Un día entero fue necesario para conocer al extranjero que deseaba vincularse a tan prestigiosa compañía. Al terminar la tarde ya fue notificado de que había sido aceptado. La nómina de compañeros está compuesta por mil doscientos profesionales que están trabajando en los más ambiciosos proyectos arquitectónicos. A los pocos meses de su vinculación a la compañía fue designado para trabajar en el escritorio de Norman Foster como especialista en visualización de proyectos.

Por las manos de Raffaele han pasado proyectos de gran envergadura como el aeropuerto de Beiging, el nuevo estadio de Wembley y ahora le ha correspondido intervenir en el diseño del Puerto Espacial América que será la plataforma al espacio para los futuros viajes espaciales. En el desierto de Mojave, en Nuevo Méjico, Estados Unidos, comenzó la construcción de una faraónica obra que será el primer puerto espacial para turistas. Cientos de millonarios despegarán a bordo de una nave espacial y sentirán la ausencia de gravedad y observarán la tierra. Más de 45.000 personas se han registrado para realizar la experiencia.

La magnitud del programa en el plano económico es halagador. Se estima que en los primeros cinco años de funcionamiento el puerto espacial generará alrededor de 2.500 empleos, un impacto económico de 991 millones de dólares y ganancias por 296 millones. Se espera que en los primeros cinco años más de 3000 personas viajarán al espacio.

Raffaele es arquitecto egresado de la Universidad de los Andes. Se graduó el año 2000 cuando las oportunidades para su profesión eran contadas, estábamos en plena recesión en el campo de la construcción. Esa situación hizo que se dedicara a perfeccionar su técnica en el diseño de imágenes digitales que lo llevó a una consagración profesional que terminó con la obtención del concurso del Puerto Espacial al lado de seis compañeros. El diario El Tiempo nos sorprendió con la presentación del trabajo que es orgullo también de los colombianos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad