martes 23 de julio de 2019 - 12:00 AM

Sofisma de distracción

Al solicitar información sobre las actividades de los últimos años, me fue negada por órdenes superiores

Con bombos y platillos se ha anunciado el resultado jurídico proferido recientemente por la autoridad competente en torno a demandas entabladas por algunos ciudadanos. Era obvio que los resultados fueron los anunciados.

Todos sabemos que las Sociedad de Mejoras Públicas es la dueña absoluta del parque que lleva su nombre, que los documentos de venta, realizadas en pasadas administraciones, son ciertos y legales.

El meollo del asunto está en la “leguleyada” de quienes cambiaron el sentir del donante. Se trataba de mantener un pulmón para la ciudad que llegaba hasta la propia Plaza Guarín.

Como quien no quiere la cosa, poco a poco se han ido desmembrando hectáreas para convertirlas en moles de cemento.

La ciudad pide a gritos que se suspenda el arrendamiento de metros y metros que van minando el poco verdor del sitio que aún queda y por ende los árboles. Se arrienda tierra para sostener la Sociedad, una Sociedad que no tiene más socios que la propia Junta Directiva. Al solicitar información sobre las actividades de los últimos años, me fue negada por órdenes superiores.

Hoy, nadie se interesa por la urbe, menos los directivos de la S.M-P. La ciudadanía reclama con urgencia su presencia en momentos en la que ciudad padece múltiples dificultades. Por qué no intervienen dando opiniones y soluciones al problema de la movilidad, la inseguridad, el aseo, los vendedores ambulantes, el pavimentos de las calles, la nomenclatura. Todos eran menesteres en los que intervenía la S.M.P., otrora una organización cívica, especie de cuerpo asesor del Municipio.

Ante la situación que atraviesa la S.M.P. por falta de presupuesto y que ha tenido que salir a ofertar sus terrenos, como lo vemos diariamente, vale la pena pensar en que debemos salvar lo poco que aún queda y adherir esos terrenos a los parques del Municipio, que sí tienen presupuesto, y cumplir con la voluntad del donante.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad