martes 28 de septiembre de 2021 - 12:00 AM

¡Todos por Colombia!

Es cierto que nos falta mucho y que la corrupción es la causa del atraso, eso no es óbice para que sigamos en el camino del progreso.
Escuchar este artículo

Criticar es muy fácil, pero construir es difícil. Lo que debemos hacer, en lugar de criticar tanto al gobierno, es ayudar a forjar nuestro país. Recordemos el slogan del Presidente Kennedy cuando dijo, “¿qué puede hacer usted por su país?”.

Quienes estamos entrados en años vemos nuestra Colombia de otra forma, es decir, diferente a como lo ven algunos aspirantes a la Presidencia; políticos “quemados”, quieren incendiar las ciudades como si ese fuera el camino para continuar nuestro crecimiento.

Revisemos nuestra Patria en la década de 1940 y recordemos; no hay punto de comparación de entonces a hoy. Las carreteras sin pavimentos, deficiente electrificación, ciudades pequeñas, aeródromos minúsculos, servicios básicos mínimos. Hoy, Colombia se puede mostrar en el mundo entero con orgullo.

Es cierto que nos falta mucho y que la corrupción es la causa del atraso, eso no es óbice para que sigamos en el camino del progreso. Tenemos el mejor ejemplo, son los antioqueños, tienen líderes, hacen obras por doquier, son asociativos, emprendedores, colaboradores y ciudadanos ejemplares. Tienen todos los medios de comunicación existentes; metro, tren, tranvía, cable, carreteras, autopistas y ya están construyendo lo que será el puerto marítimo más importante de Suramérica.

El Señor Presidente pronunció un gran discurso ante el Congreso de la República, un verdadero estadista, dijo toda la verdad en cuanto a su administración se refiere. No estamos de acuerdo con las dádivas que le dan a algunos sectores de nuestra sociedad, necesitamos que la gente trabaje en lugar de recibir las cosas sin lograrlas con el sudor de su frente. Eso es lo que hacen los socialistas, dar limosnas para mantener a la población sumisa, esperando el auxilio.

Trabajemos todos por el país para que logremos el bienestar general. Tenemos el ejemplo de Cuba, Venezuela y Nicaragua que buscan la libertad a todo trance. Seamos optimistas, el pesimismo está mandado a recoger. ¡Viva nuestra amada Colombia!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad