martes 12 de febrero de 2019 - 12:00 AM

Un paseo a Zapatoca

Hace algunos años, muchos, resolvimos en la Academia de Historia, hacer un paseo a Zapatoca para instalar allá el Centro de Historia. La cita fue en la Casa de Bolívar antes que apareciera el sol. Los que llegaron primero cuentan que el Padre de la Patria aún no se había levantado de su hamaca y que había dicho que a Zapatoca solo se podía ir en su “Palomo”.

El bus que había contratado para el evento el Dr. Gómez Gómez era de la época en que él fue Gobernador. Duramos todo el día en el trayecto, era un verdadero rastrojo por el que difícilmente podíamos transitar. De un momento el automotor no dio más y nos dejó tirados en las cercanías de la población.

No había tránsito de automotores, difícilmente se podía ver a lontananza por la niebla. De repente y como un milagro, apareció un jeep en el que “empacamos” al Dr. Roberto Serpa y su consorte. Después de caminar un largo trecho por entre los huecos, divisamos la población que parecía nos hacía señales de bienvenida. Felizmente, y a pocos kilómetros del objetivo, apareció un bus de línea que nos condujo entre los apretujados pasajeros.

Ya en la plaza principal logramos reunirnos de nuevo; el Dr. Serpa se sacudía las plumas de las gallinas que lo acompañaron en el viaje y de las cáscaras de huevo que aún tenía en el fundillo. En adelante todo fue fiesta, especialmente cuando apareció el compañero Sergio Rangel con la degustación de su vino De Lacróix. El tema fue el mal estado de la carretera y una mordaz crítica a los políticos nativos que jamás cumplieron con lo prometido.

Al leer recientemente las columnas de Gustavo Galvis Arenas y de Sergio, encontramos que la situación de la carretera sigue siendo igual, en tantos años nada ha cambiado. ¡Al Libertador lo sacaron de su casa por reparaciones locativas!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad