martes 13 de enero de 2009 - 10:00 AM

Un siglo de santidad

Es un libro dos veces recitado por su autor en tiempo de preparación, fue escrito con el corazón; es la vida de una religiosa contada con lujo de detalles, es el sentimiento de un descendiente que quiere dejar en los anales de la historia la vida y obra de un convento y de una comunidad que con los años tiende a desaparecer en sus costumbres y rígidos reglamentos.

Fabio Torres Barrera tiene sus ancestros literarios nacidos en las fuentes más frescas y verdes del municipio santandereano de Mogotes. En cada una de sus obras, su estilo aparece más depurado y cristalino en la narración lírica de sus personajes, paisajes y entornos familiares. Como pocos escritores del momento el autor conserva la prosa limpia y brillante que cautiva con sus giros y metáforas que embellecen la riqueza de nuestro idioma. Siempre hemos dicho que Fabio es uno de los mejores prosistas del momento.

La vida religiosa en el Santander del siglo XIX y comienzos del siglo XX adquiere en tan bella narración caracteres de santidad fácilmente alcanzados por sus personajes como si todos hubieran nacido con la estrella de la sumisión a la voluntad de Dios, para emprender obras de largo aliento, en el difícil y abnegado arte de servir al prójimo, le dijo en su presentación al autor del libro Don Miguel José Pinilla Gutiérrez, presidente de la Academia de Historia de Santander.

La vida de Sor María de Jesús y San José fue por demás interesante por su personalidad quien logró reunir alrededor suyo, toda la familia Barrera en una empresa aparentemente imposible, pero que con el correr de los años, termina siendo una realidad y además un símbolo de la ciudad de Socorro y un patrimonio histórico de lo que es posible hacer cuando se tiene carácter, inteligencia, dedicación y entrega sin límites a una causa.

El repaso histórico y social de los acontecimientos que rodean el nacimiento y puesta en marcha del convento de las hermanas Concepcionistas engrandece la obra de su fundadora por ponerla en un sitial de honor entre las mujeres más valiosas de Santander. El académico Torres Barrera recogió con esmerado detalle y valiosa documentación la historia de las Hermanas. De no haber sido así, este anecdotario tan rico e interesante se hubiera quedado perdido en algún salón de la clausura del convento, para que los vientos del siglo XXI que airearon, según parece, todos los conventos del mundo, se llevara con las luces de la modernidad las penitencias y los trabajos abnegados de las monjitas de antaño.

Las palabras del presidente de la Academia resumen el texto que nos llegó a lo más profundo del alma por la forma como trata el tema y por la delicada prosa tan en desuso hoy día por los escritores.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad