martes 21 de enero de 2020 - 12:00 AM

Una mujer excepcional

Con el viaje eterno de Cecilia se van extinguiendo generaciones centenarias que nos dejan una estela de recuerdos, vivencias y reconocimientos
Escuchar este artículo

Cecilia Valdivieso de Umaña ejerció la caridad en forma diferente, silenciosa, siempre por la satisfacción del deber cumplido; le debe la ciudad muchas obras de progreso y gratitud de quienes recibieron el alivio a sus dolores. Una vida útil que pasa a formar el Cuadro de Honor de nuestra Bucaramanga de ayer, integrado por una mujer ejemplar que nos deja un legado, ejemplo para quienes se levantan en este Siglo que trascurre apresurado.

Son muchas la mujeres, miles, que recibieron sus sabios consejos y el aprendizaje del oficio de coser y remendar como era antes de comenzar la era del consumo. En un bombillo tupian las medias y en la famosa máquina de coser a pedal, en todos los hogares existía, no podía faltar, para hacer las costuras de lo más indispensable de la casa. Su maestría en el oficio le permitía ayudar a las más necesitadas que no tenían como prepararse para el reto de la vida. Cecilia tenía su “facultad de costura gratuita” para un conglomerado humilde que acudía en su auxilio.

En otras artes del oficio, damas distinguidas aprendieron a bordar, a tejer la cadeneta, el punto de cruz y muchas cosas más que hoy recordamos con sentimientos de gratitud. Tenía carácter fuerte, no permitía que la contrariaran. Sus últimos años le dolieron profundamente porque su prolongada edad no le permitía continuar el ritmo con que siempre marchó en el curso de su existencia.

Con el viaje eterno de Cecilia se van extinguiendo generaciones centenarias que nos dejan una estela de recuerdos, vivencias y reconocimientos. Siempre estuvo atenta a colaborar en nuestros escritos sobre la urbe en que nacimos. Tenía una memoria prodigiosa y no olvidaba muchos pasajes en los que un día estuvimos involucrados en razón a la amistad de las familias. Nos queda el recuerdo que uno de nuestros libros fue su última compañía. ¡Una flor en su tumba!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad