viernes 05 de febrero de 2010 - 10:00 AM

Banqueros al banquillo

Siempre que ocurre una crisis económica, las entidades financieras se ven obligadas a aplicar medidas restrictivas en la colocación de créditos hasta tanto no existan motivos fehacientes de restauración de la credibilidad. Igualmente, la intermediación se presenta en altas tasas para tratar de recuperar los espacios perdidos en materia de utilidades.

Pues bien, la preocupación mundial en estos momentos se centra en que la banca no quiere ser generosa en materia de ampliar las facilidades de acceso al crédito, y si ello no ocurre, la recuperación económica va a ser mucho más lenta. El presidente Obama citó a los banqueros norteamericanos a la Casa Blanca y les jaló las orejas por no mostrarse más dispuestos a cooperar en estos momentos de expectativa. A esta situación se suman llamados no menos importantes como el del Presidente del Lloyd´s, quien dijo que 'lo importante es que los banqueros entiendan que el negocio necesita ser cambiado', para lo cual el ministro de Comercio de Egipto agrega 'hay que asegurarse de que los banqueros cambien o hay que cambiarlos'.

Nos parece que en este tema, la concertación entre las entidades públicas, los gremios que agrupan los sectores económicos y los banqueros, tienen que darse de manera muy rápida, pues mientras no existan flujos de capital que estimulen la inversión, la economía va a continuar estancada.

Es necesario aceptar derrotas y reformular conceptos, para que la dinámica no se obstaculice, pues si esto no ocurre, los empleos que se requieren no aparecerán y los incrementos en la producción seguirían siendo un sueño.

Y desde luego habrá que crear medidas de estímulo para algunos sectores que han resultado más afectados que otros, por la presencia de factores adicionales a la crisis como es el caso del sector agropecuario, que atraviesa por una dolorosa coyuntura como consecuencia del intenso verano que ha arruinado cosechas, dejado contra el piso a los productores de carne y leche y en duros aprietos a sectores exportadores como el café.

En este análisis, debemos ser enfáticos en reafirmar que sin dinero de fácil acceso y a costos razonables, la recuperación no va a ser rápida y dolorosos episodios se seguirán presentando. Hay que seguir el ejemplo de Brasil, que tiene una percepción muy optimista de su potencial y el ministro de Economía ha afirmado que está en capacidad de garantizar un crecimiento robusto de su economía y que las señales están dadas para que la plena confianza así lo demuestre.

¿Cuáles son las señales que en el caso colombiano se requieren? Esperamos que tanto los banqueros como el propio gobierno estén en capacidad de exhibirlas, para que el canto de la reciente Navidad 'Ven no tardes tanto' deje de ser un ruego melancólico y pase a convertirse en una voz de efectiva esperanza.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad