viernes 01 de diciembre de 2023 - 12:10 AM

Eduardo Durán

Bienvenido el tren

Image
Columna de
Eduardo Durán

El presidente Petro ha anunciado oficialmente que la implantación del sistema férreo será una de sus prioridades y que se compromete a dejar contratadas las obras para su implantación en periodos establecidos.

El tren fue el gran legado de los radicales del siglo XIX, propuesta en la que trabajaron Santiago Pérez y Aquileo Parra y a la cual le dedicaron todas las prioridades de entonces, para dotar al país de un medio de transporte eficiente que permitiera impulsar la economía y abordar los caminos del desarrollo.

Lo lograron; porque sus desvelos hicieron que todas las energías gubernamentales estuvieran dispuestas para impulsar permanentemente el proyecto. El resultado fue que el país quedara dotado de una herramienta poderosa que transformó las condiciones del territorio y aceleró el desarrollo de todas las regiones que se vieron beneficiadas.

Don Aquileo Parra, primero como ministro de Hacienda y después como presidente, supervisaba personalmente todos los avances y estaba presente para purgar cualquier obstáculo. Pudiéramos decir que Colombia entró al modernismo y a la era de la transformación. Lamentablemente después los sucesivos gobiernos se olvidaron del ferrocarril o lo condenaron al abandono, hasta su total desaparición; un error histórico imperdonable, que le significó al país un enorme costo al impactar negativamente las condiciones de crecimiento de la economía.

Desde hace varios años se viene hablando de la importancia de revivir el tren, sobre todo cuando la totalidad de los países en desarrollo lo han fortalecido y han llegado a los novedosos sistemas de trenes de alta velocidad, hasta el tren magnético, que ya funciona en China, haciendo de este sistema de transporte el más apetecido, tanto en la modalidad de carga, como en pasajeros.

Para que este anhelo del presidente Petro llegue a funcionar, tendrá que aplicar un esquema de trabajo de enorme impacto, en donde deberá aprovechar todos los días de aquí en adelante, para poder estar en condiciones de experimentar los logros de su sueño. Si lo alcanza, dejará un gran activo para el futuro de nuestro país.

Y ojalá los gobernadores y alcaldes, que están dentro del radio de acción de la iniciativa, hagan parte de ese motor, que requiere de una constante supervisión, para que la marcha funcione tal como es el anhelo, que en este caso no será solo del presidente, sino del país entero.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad