viernes 03 de julio de 2020 - 12:00 AM

Cifra dolorosa

Si el Estado ayuda a los empresarios en la reactivación, también se ayuda a sí mismo.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Eduardo Durán

El Dane nos ha revelado la cifra del desempleo en Colombia en donde nos muestra que hemos llegado al 24.5% de desocupación, lo que equivale a tener 4,7 millones de desocupados, significando esto que el 25% de la población económicamente activa está sin empleo.

Esta cifra es dramática y constituye el reflejo de lo que está ocurriendo en todo el mundo, pues hasta en los Estados Unidos, la mayor economía del planeta, los resultados han sido catastróficos y millones de personas han solicitado subsidios de desempleo.

Este dato nos señala que la pobreza está creciendo vertiginosamente y la clase media se ha colocado en preocupante descenso, perdiendo todo el terreno ganado en los últimos años, y con ello todos los problemas que de ahí se derivan. Una cifra de desocupados tan alta, significa que la gente no podrá contenerse en la desesperación al tratar de conseguir su comida y las necesidades básicas, lo que hará que haya una explosión social que se traducirá en múltiples muestras de inconformismo y desesperación.

El impacto ya se está viendo, a pesar de las enormes ayudas que se han dado a la población vulnerable.

Hemos visto el esfuerzo por la reactivación de sectores como la construcción, pero a nivel empresarial, y sobre todo la pequeña y mediana industria, están padeciendo los efectos devastadores de la crisis, pues sus recursos de caja se agotaron y la inmensa mayoría se quedaron con deudas y sin recursos para materias primas o contratar personal.

El esfuerzo grande que tiene que hacer el gobierno en estos momentos es el de endeudarse con la banca internacional, pues si no es posible atacar el desempleo, no habrá recursos tampoco para el Estado, que aspira a que sus sectores productivos evolucionen a buena marcha para que puedan estar en condiciones de pagar impuestos.

Aparejado a esto, los bancos deben estar en capacidad de suministrar liquidez y líneas muy especiales de crédito, con flexibilidad en cuanto a plazos y a periodos de gracias sin amortización, y con intereses bajos, para que puedan los empresarios en crisis acceder a recursos para recuperar sus unidades productivas.

Si el Estado ayuda a los empresarios en la reactivación y generación de empleo, también se ayudará a sí mismo, pues obtendrá fuentes de recursos vía impuestos. Los grandes esfuerzos tienen que estar dirigidos entonces hacia este fundamental propósito para que podamos salir lo mas pronto posible del terrible atolladero.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad