viernes 17 de abril de 2009 - 10:00 AM

El futuro de América Latina

América Latina tiene un nuevo escenario para la orientación de su futuro, ahora que el Presidente Obama ha tomado la decisión de dar un giro sustancial al manejo de las relaciones de Estados Unidos con el resto de países que conforman el Continente.

Lo que siempre se ha observado desde el país del norte es una política derivada de un imperio que pone unilateralmente las condiciones sin producir acercamientos, sin detenerse a examinar realidades individuales y siempre con la premisa de que para ese país las prioridades están en otros espacios del planeta, pues ha importado más lo que se quiere alcanzar individualmente, que lo que se puede hacer por la comunidad internacional, comenzando por sus vecinos.

Hoy Obama ha sido claro y reiterativo, y como preámbulo a su visita histórica a México a donde llegó ayer manifestó: 'Nuestro hemisferio enfrenta una opción clara. Podemos superar los desafíos que compartimos con un sentido de unión en ese propósito común, o podemos seguir enfrascados en los trillados debates del pasado. Por el bien de todos los pueblos debemos optar por el futuro. Demasiadas veces Estados Unidos no ha buscado ni mantenido las relaciones con sus vecinos. Nos estamos dejando distraer por otras prioridades sin darnos cuenta de que nuestro progreso está directamente vinculado al progreso de todo el continente americano. Mi gobierno se ha comprometido con la promesa de un nuevo día'.

El mensaje reviste una esperanza nunca antes visualizada y para reafirmarlo lo ha querido hacer pisando territorio latino y de frente a esa comunidad que ha visto a través de los años a los Estados Unidos como a un país que navega en la opulencia en medio de unos vecinos absolutamente pobretones y famélicos en donde para algunos ya se ha perdido hasta la esperanza.

Los temas comprenden una agenda casi infinita y por lo mismo difícil de abordar, pero le corresponde a cada nación acertar en la oportunidad que brinda este momento para poder producir las transformaciones que la región requiere frente a un presidente gringo que por primera vez proviene de una raza que ha sufrido la marginación y los rigores que tradicionalmente han impuesto los poderosos, ante lo cual el mandatario manifiesta de frente que quiere ser diferente y que desea trabajar como aliado.

En este proceso hay que poner los ojos en el futuro y no desperdiciar el tiempo en el pasado.

Observamos a países como Brasil y México muy preparados para ese cambio y muy dispuestos a dar cabida a las transformaciones. Colombia y el resto de países no pueden perder este cuarto de hora que ofrecerá las mejores posibilidades para ingresar a ese futuro con otras perspectivas y otras realidades.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad