viernes 12 de junio de 2009 - 10:00 AM

El mismo cuento de siempre

La Comisión Tripartita que integran Procuraduría, Fiscalía y Contraloría, encargada de ejercer la vigilancia sobre la utilización de las regalías por parte de las regiones, ha dicho que se continúan violando los procedimientos de la Ley de Contratación y que varios departamentos y municipios que se benefician con cerca de dos billones de pesos al año por concepto de participación de regalías, están despilfarrando esos dineros y que lo que se debe destinar para inversión en salud, educación, agua potable y saneamiento básico, se está yendo a otros destinos como las obras suntuarias o el funcionamiento de la burocracia.

Es una queja eterna que en verdad fastidia y decepciona, pues en un país tan pobre como Colombia, es lamentable que los recursos de que se lleguen a disponer, sean feriados por quienes orientan el gasto.

Pero lo que realmente atormenta e indigna, es que todos los años tengamos la misma queja sin que sea posible disponer de instrumentos que permitan no solo la transparencia en el gasto, sino la efectividad de los recursos que se destinan a la inversión.

Ya han hecho carrera en el lenguaje periodístico frases como 'Obras faraónicas' 'Elefantes blancos' 'Inversión suntuaria' y todo lo que tenga que ver con los sinónimos del término ´irresponsabilidad´ cada vez que es necesario referirse a la forma como se gastan las participaciones por regalías en este país.
Tanto Planeación Nacional como el Ministerio de Hacienda y el mismo Congreso, están en mora de fijar instrumentos que permitan asegurar la efectividad de las inversiones, ya que no es justo que la utilización de un recurso tan valioso como el que generan los recursos mineros de nuestro subsuelo, quede a merced de oportunistas  y desde luego de corruptos, que no ven allí una oportunidad de mejorar las condiciones de vida de los habitantes, sino una herramienta para llenarse los bolsillos y para malgastar lo que le corresponde a la comunidad.

Todo lo que provenga de regalías, debe ser invertido de acuerdo a un plan de desarrollo serio, supervisado por los más exigentes parámetros de la planeación y sujetos una vigilancia muy estricta, para que no continuemos con las lamentaciones, mientras los oportunistas siguen haciendo de las suyas.   
Apostilla

Vale la pena evaluar el proyecto para la producción de etanol que se había anunciado con bombos y platillos para el municipio de Barbosa y en donde el propio Presidente de la República asistió a la puesta en marcha del proyecto, pues después de que éste se puso en funcionamiento la realidad es que no se está produciendo etanol sino panela, lo que constituye un agravamiento de las condiciones para los productores de caña de la región que han visto deteriorar el precio de la panela como consecuencia de la sobreproducción.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad