viernes 02 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Las ciudades más calientes

Las chimeneas de las industrias, así como las de los vehículos automotores, están produciendo asfixia y desde luego, calentamiento
Image
Columna de
Eduardo Durán

El estudio Crowther Lab, que se encarga de hacer mediciones sobre la temperatura que tienen las principales ciudades del planeta, y de establecer la proyección hacia el año 2050, prevé que en muchas de estas ciudades se incrementará en estos próximos años la ola de calor en más de tres grados a su promedio actual.

Quiere esto decir que cada vez tendremos evidenciado un irreversible proceso de calentamiento que hará mas difícil la vida a los ciudadanos.

Las causas muchos las saben: los espacios verdes son cada vez mas reducidos, pues buena parte de las construcciones quieren abarcar la totalidad de los terrenos para obtener una mayor utilidad. A su vez, no es proporcional el incremento en la población con el número de árboles que se debe tener por cada habitante (siete es el indicador y apenas estamos llegando a tres).

Pero a su vez, las áreas de bosque en la periferia de las ciudades es precaria, y a todas a las urbes les hacen falta miles de hectáreas, de tal manera que puedan garantizarse factores como el suministro de agua, el clima y la calidad del aire.

Y junto a todo ello, la contaminación, pues las chimeneas de las industrias, así como las de los vehículos automotores, están produciendo asfixia y desde luego, calentamiento.

Sin embargo, el Ideam, dice que en Colombia el grado de calor se incrementará, pero no tanto. Nos parece un criterio conformista, pues cualquier persona está en capacidad de comprobar que las temperaturas son cada vez mas insoportables, sin que sea posible observar planes completos que se deduzcan de estudios serios de cuantificación del problema.

Cada ciudad debe saber cuántas áreas de bosque tiene tener, y cuál debe ser también la proporción de zonas verdes dentro de las ciudades, para estar en condiciones de atenuar el problema; todo ello aparejado con un programa de reducción de emisiones contaminantes, y vale decir que en ninguno de los tres casos vemos hechos concretos, que nos permitan experimentar una tranquilidad frente al tema. Todo lo contrario, el asombro nos invade ante la carencia de soluciones efectivas.

Este programa tiene que ser impuesto a todas las ciudades, y los gobernantes que no estén dispuestos a cumplirlo, deben ser sancionados ejemplarmente por irresponsables, frente a un factor tan determinante para la calidad de vida de las personas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad