viernes 24 de junio de 2022 - 12:00 AM

Nuestra infraestructura: demasiado esquiva

Image
Columna de
Eduardo Durán

El departamento de Santander tendrá que trabajar en serio si es que quiere asomarse a un futuro prometedor para nuestro sistema productivo. En la medida en que contemplamos la inauguración de obras en todo el territorio nacional, nos lamentamos de que nuestros proyectos vayan quedando en el rezago, aplazados en el tiempo e indefinidos en su materialización.

Veamos los ejemplos: La vía Zipaquirá-Bucaramanga contempla 0% de ejecución y se anuncia que el proyecto inicial de doble calzada, será recortado a vía sencilla, con algunos tramos de carril para adelantamiento.

La vía Bucaramanga-Pamplona, solo alcanzó el 11% de ejecución y el contrato fue cancelado, porque la firma contratista no tuvo la capacidad económica para continuarlo, en lo que medió además un largo periodo de suspensión de las obras.

La vía Troncal del Magdalena, también llamada Ruta del Sol, en el tramo que atraviesa el departamento de Santander, tuvo 0% de ejecución, mientras ya casi están inaugurados todos los demás tramos que pasan por otros departamentos.

La tan esperada APP del río Magdalena, proyecto para recuperar la navegabilidad de esa arteria fluvial y la gran esperanza para Barrancabermeja y toda la región del Magdalena Medio Santandereano, acaba de ser declarada desierta la licitación, pues no se presentó ningún proponente, lo que deja en manos del próximo gobierno si quiere volver a licitarla o no.

Y en cuanto al ferrocarril, seguimos esperando; todavía no hay fechas de inicio de operaciones y respecto al tramo que comunica a Bucaramanga con Puerto Wilches y Barrancabermeja, ninguna autoridad ha hablado de él y por lo tanto ni siquiera existe un proyecto para su recuperación.

Tampoco tuvimos un proyecto de transporte masivo para nuestra capital, llámese, Metro, Tranvía, Metrocable o Tren de Cercanías, tal como sí lo tuvieron otras capitales. Medellín, por ejemplo, los tuvo todos.

El nuevo gobierno ha dicho que restablecerá las relaciones comerciales con Venezuela y que abrirá nuevamente la frontera, para que se reviva el intercambio comercial de otros tiempos, cuando las exportaciones hacia ese país superaban los 6.000 millones de dólares. Perdimos demasiado tiempo, pues Venezuela comenzará a demandar toda clase de productos y no tenemos una vía decente para poder garantizar el tránsito de la carga que se va a generar. Se nos dijo que la doble calzada proyectada para esa vía, ya no se podría ejecutar por los bajos volúmenes de ocupación; pues ahora que vamos a tener altos volúmenes, no tendremos vía.

Los santandereanos tenemos que sacudirnos en este tema, o tendremos que ver el desarrollo, pero para el resto del país, no para nosotros.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad