martes 13 de febrero de 2024 - 12:00 AM

Alberto Luis Suárez

Compartir

Falleció Alberto Luis Suárez, ser transparente, quien con base en esfuerzo, disciplina y perseverancia labró un digno camino de vida. En su homenaje, rememoro un hermoso episodio de su existencia.

Alberto Luis, en los años 40 del siglo pasado, era un joven con ansias de trabajar y ahorrar para cursar estudios universitarios; tras ello, logró que lo nombraran como profesor de internos en el colegio Guanentá de San Gil. Allí conoció a un tolimense, quien también era profesor y tenía los mismos planes suyos. Pronto tejieron una fraterna amistad que les unió de por vida.

Algunos años después estaban ambos en Bogotá, viviendo con estrecheces y estudiando Derecho en el Externado de Colombia, donde brillaron como estudiantes; al terminar estudios, al amigo de Alberto Luis le otorgaron una beca para cursar estudios de posgrado en Italia.

Alberto Luis regresó a Santander, fue juez, secretario de Gobierno del departamento y a continuación, durante buen número de años, notario Primero de Bucaramanga.

Pasaron los años. El primer viernes del mes de noviembre de 1985, estando Alberto Luis en la Notaría, fue sorprendido al ver allí a su camarada de siempre, Alfonso Reyes Echandía, quien entonces era presidente de la Corte Suprema de Justicia. ¿Tu, qué haces aquí? – le preguntó-. Alfonso Reyes sonrió y dijo: me agotó Bogotá, las amenazas de una posible toma del Palacio, las amenazas de los narcotraficantes, la tensión, por ello decidí esta mañana venirme para Bucaramanga sin avisar, para compartir contigo el fin de semana y descansar de zozobra y escoltas. Se abrazaron, pasaron el fin de semana rememorando sus vidas, su amistad; Alfonso Reyes le propuso que el viernes siguiente le acompañara a Roma, donde iba a dictar unas conferencias y podrían pasear unos días por la “ciudad eterna”. Acordaron viajar el siguiente viernes. Alfonso Reyes regresó a Bogotá el domingo en la noche, Alberto Luis adquirió los tiquetes a Roma, le informó a su amigo y fraternalmente se despidieron, ignorando que era para siempre.

Tres días después, 6 de noviembre, el M-19 se tomó violentamente el Palacio de Justicia; al atardecer, en forma aleve, fue sacrificado Alfonso Reyes, junto a una decena de magistrados y cerca de 100 personas más. El destino lo envió a Bucaramanga 4 o 5 días antes a despedirse para siempre de su gran camarada. Ahora falleció Alberto Luis Suárez. Paz en su tumba.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad