martes 24 de marzo de 2020 - 12:00 AM

¿Arepa paisa? Mamola, extranjera

Lleva arepa de maíz blanco, gramínea que estamos importando pues los agricultores quebraron y en nuestros campos ya no hay maizales que sean mecidos por el viento.
Escuchar este artículo

En estos días, mientras con gusto saboreo lo que hogareñamente preparamos, he traído a la memoria un plato básico en mi dieta de universitario de provincia en Bogotá, saboreado una y mil veces en “El Portal del Marinillo”, acompañado de limonada endulzada con panela, servido en platos y vasos de plástico, restaurante aquel que era uno de los pocos a los que mi flaca faltriquera me permitía entrar.

La bandeja paisa, el ajiaco santafereño, el sancocho y algunos platos más, son los emblemas de nuestra cocina. Con añoranza rememoraba ello cuando, de golpe y porrazo, cavilé: ¿con qué estamos preparando la bandeja paisa, tan nuestra, si casi todo lo que comemos tiene ingredientes producidos en el extranjero? ¿Acaso con lo que da la tierrita?

Bueno, pues lleva arroz y tal grano, vital en nuestra mesa, lo importamos. Cero y va uno.

Lleva arepa de maíz blanco, gramínea que estamos importando pues los agricultores quebraron y en nuestros campos ya no hay maizales que sean mecidos por el viento. Cero y van dos.

Lleva exquisito frijol, aquel que durante cientos de años se produjo en nuestros riscos y que, hoy, nuestros campesinos han dejado de sembrar pues en el mercado es más barato el importado. Cero y van tres ingredientes extranjeros.

Lleva huevo puesto por gallinas que se alimentan con concentrados elaborados con soya importada. Cero y van cuatro.

Lleva chorizo y... nuestros chanchitos se crían con concentrados hechos con soya extranjera. Van cinco.

¿Entonces nuestros campos no están aportando nada a la bandeja paisa? Afortunadamente el plátano aún se produce en nuestras cordilleras y en nuestras sabanas pastan las reses que aportan la carne que forma parte de la bandeja paisa.

Ahora, cuando la vida abruptamente nos está golpeando tan duramente, mis recuerdos de juventud son alevemente zarandeados por la dura realidad... Sí, nos va a llevar la Patasola pues no producimos ni lo que comemos.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad