martes 02 de junio de 2020 - 12:00 AM

Barco

para los colombianos de hoy la vida y obra de Virgilio Barco nada significan, pese a que la forma como dirigió al país entre 1.986 y 1.990, la dimensión de lo ocurrido entonces...
Escuchar este artículo

Los colombianos poco conocen de Virgilio Barco Vargas, quien fue un gobernante serio, discreto, austero, eficaz. Su talante fue distinto al de muchos de quienes brillan en el siglo XXI, seres que suelen ser maliciosos, maquiavélicos, veintejulieros y han arrastrado al país a futuros brumosos.

De lo que hizo Barco estando al timón del Estado poco se recuerda por haber sido sobrio y probablemente hasta distante. Ello ha llevado a que estén hundiéndose en el olvido episodios interesantes de la historia, de una etapa decisiva de la vida colombiana del siglo XX, aquellos que tienen los ingredientes para ser analizados y divulgados a través de ese interesante medio de difusión que son las miniseries televisivas, que enseñan y fortalecen masivamente la visión de lo que nos ha sucedido. Ejemplo sin par de ello es la exquisita serie realizada por Televisión Española sobre las vidas de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón.

Así, para los colombianos de hoy la vida y obra de Virgilio Barco nada significan, pese a que la forma como dirigió al país entre 1.986 y 1.990, la dimensión de lo ocurrido entonces, el cómo enfrentó ese momento de desafíos, tensión y violencia, son el tuétano de nuestra historia de los últimos 30 años.

Malcolm Deas, buen historiador inglés que ha estudiado y escrito sobre la historia de Colombia, hizo una seria investigación sobre Virgilio Barco que Editorial Taurus publicó. El libro contiene su visión de la vida y el gobierno del nieto de un piedecuestano (¿quizás de Floridablanca?), el general Virgilio Barco Martínez, personaje este cuyas vivencias guerreras, incursiones empresariales y ejecutorias políticas claman por la investigación y pluma de un historiador.

Paso la página

A Frank Pearl: reciba mi solidaridad. Usted es transparente, ha demostrado generosidad de espíritu, ha hecho mucho por Colombia; por ello, no puede ser del agrado del gobierno Duque, ese que abre los brazos al hijo de “Jorge 40” y al “Ñeñe”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad