martes 29 de octubre de 2019 - 12:00 AM

¿Debe ser Chile espejo para mirarnos?

Chile es un cúmulo de expectativas frustradas, de sueños venidos abajo. Allá, sobrevuela la incertidumbre económica, pues el modelo neoliberal está agotado.
Escuchar este artículo

Aquellos economistas colombianos que son promocionados por los medios de comunicación bogotanos, llevan tiempo “metiéndonos por los ojos” el que nos miremos en Chile como en un espejo, sigamos sus pasos y políticas económicas, pues es el país de América Latina con más crecimiento económico estable.

Esos economistas, como Alberto Carrasquilla y Santiago Montenegro, están ahora obsesionados, porque adoptemos un sistema pensional a semejanza del chileno. ¿Debemos oír tal recomendación o ella nos llevará a un despeñadero?

Sí, es cierto, en Chile ha habido desarrollo económico, pero él ha llevado bienestar solo a muy pocos bolsillos y ha acumulado frustraciones en amplias capas de la población, ha disparado las desigualdades económicas y sociales en forma alarmante. El modelo económico allá implantado ha frenado los anhelos de millones de ciudadanos, es un hervidero de inconformidades y desigualdades, ha hecho que la calidad de vida de la clase media empeore día a día, mientras aumenta la acumulación de capital en manos del sector financiero. Ese ha sido el combustible que ha alimentado la llamarada que ha incendiado las calles de ese país.

Chile es un cúmulo de expectativas frustradas, de sueños venidos abajo. Allá, sobrevuela la incertidumbre económica, pues el modelo neoliberal está agotado y no ha logrado cambios de fondo.

Muchas políticas y medidas económicas nos han traído de Chile los economistas colombianos de moda. Las más recientes: el ingreso a la Ocde, medidas en el sistema de salud y la reforma pensional que el gobierno Duque está decidido a implantar. Por cosas así es que están incendiadas las calles chilenas.

“Cuando las barbas de tu vecino veas afeitar, pon las tuyas a remojar” expresa un añejo proverbio.

Si por las medidas económicas la angustia y la furia popular llegaran en el futuro a incendiar nuestras calles, ¿pondrán la cara Carrasquilla, Sergio Clavijo, Santiago Montenegro y tantos otros?

Lo dudo, eso exige valor.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad