martes 16 de febrero de 2021 - 12:00 AM

El gran capital y la calidad periodística

El problema no es que quienes hayan acumulado capital sean propietarios de los medios, sino que crean que para defender intereses es necesario golpear la calidad...
Escuchar este artículo

Desde hace varias décadas el periodismo, aquel que conocimos y degustamos en periódicos y revistas de papel, ha sufrido la gigantesca y caótica arremetida de los medios de comunicación que han surgido con el avance de la informática. Frente al signo de los tiempos, hoy es cada vez más difícil para los periódicos fundados en Colombia hace buen número de años, supervivir. Por ello el capital financiero, que es el gran acumulador de réditos en la etapa del capitalismo que emergió luego de la II Guerra Mundial, tiene capacidad económica y siente la atracción de adquirir empresas editoriales renombradas, como El Tiempo.

El problema no es que quienes hayan acumulado capital sean los propietarios de los medios de comunicación, sino que sus orientadores crean que para defender sus intereses económicos e ideológicos es necesario golpear rudamente la calidad del periodismo. Tan gobiernista era El Tiempo en 1960 como lo es hoy, pero una era la calidad de su contenido en la época de Eduardo Santos, Calibán y Roberto García Peña y otra, la de tal diario en 2021. Los redactores y colaboradores de entonces sabían manejar la pluma; la mayoría de los de hoy, dan grima. El Tiempo de nuestros días es un periódico desabrido. Muchos de los titulares del actual diario bogotano anuncian notas periodísticas que contienen verdades incompletas y sesgadas de los hechos noticiosos.

¿Ejemplo? La titulación y las notas periodísticas sobre la vacunación de los colombianos. Mientras Chile, un país con problemas y crisis parecidas a las nuestras, ya ha vacunado a más de un millón de personas, El Tiempo toca campanas a rebato informando que la semana entrante serán vacunadas en Bogotá las primeras 12.562 personas y en Santander 2.388. ¡Vaya! A ese ritmo, ¿cuándo lograremos la inmunidad de rebaño?

Cada noticia de El Tiempo sobre la administración Duque es un elogio a la ceguera, ello confirma que no hay más ciego que aquel que no quiere ver.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad