martes 06 de abril de 2021 - 12:00 AM

En torno al periodismo

Los nuevos diaristas hablan ex cátedra de aspectos técnicos de los nuevos medios de comunicación pero usan mal el idioma español y no tienen conocimientos básicos...
Escuchar este artículo

La estrecha relación de Colombia con el periodismo viene de tiempo atrás y ha sido intensa desde cuando este territorio no era aún un Estado – Nación sino que formaba parte del Imperio español. A lo largo de nuestra historia han desempeñado papel sustancial los periodistas y muchos de ellos se formaron con base en sus propias dotes y la experiencia.

En una lista incompleta, fragmentaria, de grandes periodistas de formación empírica, encontramos a Gabriel García Márquez, Guillermo, Gabriel y Luis Cano, Roberto García Peña, Eduardo y Enrique Santos Montejo (Calibán), Álvaro Gómez Hurtado, Hernando y Enrique Santos Castillo, Eduardo y Lucas Caballero Calderón, Yamid Amat, Juan Gossaín, Joaquín Quijano Mantilla, Ximénez, Alejandro Galvis Galvis, Gloria Valencia de Castaño, Gloria Pachón, Ofelia Uribe, Emilia Pardo Umaña, Inés de Montaña, Soledad Acosta de Samper, Josefa Acevedo de Gómez, Lucy Nieto de Samper, Elvira Mendoza, Flor Romero, Eduardo Zalamea, Silvia Galvis, María Elvira Samper, María Teresa Herrán, Alberto Donadío, Germán Castro Caycedo, Daniel Samper Pizano. Ninguno de ellos pasó por una Facultad de Periodismo, si bien varios cursaron estudios superiores en otras áreas del conocimiento; todos han sobresalido por sus propios méritos y su capacidad intelectual.

Contrasta con lo que ocurre actualmente. Muchos nuevos periodistas lucen pomposos diplomas de comunicadores sociales, pero oírlos por la radio, verlos en programas de televisión, leerlos en medios de comunicación escrita, produce desazón; su conocimiento sobre lo que sucede en el mundo da grima y, de contera, mezclan en sus informes expresiones dichas en vergonzoso inglés chapucero. ¿Qué pasa en las Facultades y Escuelas de Periodismo? ¿No deberá revisarse el plan de estudios? Los nuevos diaristas hablan ex cátedra de aspectos técnicos de los nuevos medios de comunicación pero usan mal el idioma español y no tienen conocimientos básicos en geografía, cultura, historia, humanidades, etc.

Se añoran las viejas salas de redacción, conformadas por periodistas que eran fraternales amigos entre sí, camaradas, muchos bohemios. Hoy, en más de una suele haber solamente compañeros de trabajo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad