martes 06 de abril de 2010 - 10:00 AM

Esa maña de sonsacar

Mis primeros recuerdos sobre esa fea maña se remontan a mi infancia. En los años 50 de la pasada centuria, con regularidad debía ir a la tienda del señor Joya, en el centro de la Bucaramanga, a hacer mandados caseros y mientras esperaba el turno para ser atendido a través de un mostrador que se me antojaba altísimo –como consecuencia de mi estatura- observaba a señoras merodeando empleadas de casas (a 'la de adentro', diría mi abuela), haciéndoles 'cocos', sonriéndoles hipócritamente, preguntándoles si se sentían a gusto, cuánto ganaban, tramando cómo sonsacarlas de donde estuvieran trabajando. El espectáculo que veía lo intuía repugnante.

El tiempo galopó sobre el lomo de mi vida. Hoy sé, con claridad, que sonsacar es un proceder indecoroso, deshonroso, que denota falta de dignidad y propósitos encubiertos. Aún veo en tiendas de barrio a señoras mirando socarronamente a empleadas (ahora son asesoras de servicios generales) a quienes la moda les cambió las trenzas por celular, chanclas, pantaloneta y ombligo al aire y en voz baja les hacen las mismas preguntas de antes. Esas escenas me traen a la memoria la sentencia de mi abuela: uno siempre debe permanecer en su sitio.

Durante varios decenios he ejercido la abogacía y he sido testigo (y más de una vez víctima) de 'colegas' que se solazan sonsacando clientes.

Quien sonsaca no es confiable, es hipócrita, carece de virtudes tales como la nobleza, entereza, la rectitud.

Juan Manuel Santos, con esos párpados que parecen ahítos de botox, lleva 30 años demostrando que su verdadero y único partido político es su ansia de poder y su ideario son sus propias conveniencias. Por eso ha podido brincar de un gobierno a otro sin despeinarse ni ruborizarse (haciendo, al sonreír, el mismo gesto de aquellas señoras de mi barrio de infancia), saltando del cargo de ministro de Comercio Exterior y Designado a la Presidencia en el gobierno de César Gaviria, al ministerio de Hacienda de Andrés Pastrana, de allí a la Dirección Nacional Liberal y terminar aterrizando en el gobierno Uribe como ministro de Defensa y ser su heredero (él que todo lo ha heredado… periódico, apellido, posición, cargos, ¿presidencia?).

En lo que ha aflorado su talante es en aquello en que se ha ocupado últimamente: en sonsacar electores godos al partido Conservador, electores cachiporros al Partido Liberal y ¡Que se cuiden los verdes!

Por eso el trío formado por Juan Manuel Santos, el rodado Carlos Rodado y el camaleón Rodrigo Rivera, se cuida de no tomarse fotos juntos, para que en torno a sus figuras no salga un aura o halo de muy oscuros colores.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad