martes 18 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

¿Habrá funcionario público más cínico?

Uno de los puntos más grises del estilo de gobierno de Álvaro Uribe Vélez es su poco tino para escoger colaboradores y su terquedad al insistir en mantenerlos en los cargos luego de aflorar las oscuras manchas que tienen.

Ejemplos hay muchos a lo largo de sus seis años de gobierno pero entre los más desvergonzados sobresale Daniel García Arizabaleta, director de Invías, entidad del Estado que maneja cuantioso presupuesto.

Repasemos algunas de las que ha hecho este impúdico personaje de meteórica carrera en el gobierno Uribe Vélez:
En 2002, fue nombrado como asesor presidencial para servir de enlace entre la Presidencia de la República y el Congreso. Para acceder a tal cargo, acreditó experiencia laboral con un certificado chimbo que fue expedido por una empresa de su familia. Cero y va una, que se le conozca.

En diciembre de 2003, fue nombrado como director nacional de Coldeportes y se posesionó sin haber renunciado a su anterior cargo, es decir, detentó simultáneamente dos cargos públicos, lo que está prohibido. Cero y van dos, que se le conozcan.

Como no reunía requisitos para ser director de Coldeportes, con desfachatez modificó el reglamento de tal entidad y adecuó las exigencias para dicho cargo a sus necesidades. Cero y van tres, que se le conozcan.

Tres años después, el gobierno lo nombró director de Invías, instituto fundamental para la infraestructura nacional. García Arizabaleta sabe adecuar las cosas. Como no reunía los requisitos exigidos para ser director en propiedad de Invías, se hizo nombrar como encargado y ya allí, modificó el reglamento, lo ajustó a sus conveniencias y para acreditar experiencia, nuevamente aportó certificados falsos. Con estas otras dos, cero y van cinco conocidas.

Y así tan procaz mente llegó a ser la cabeza de la entidad estatal encargada de celebrar continuamente multimillonarios contratos para construir y mantener carreteras y puentes en todo el país. ¿Imagina usted lo que puede hacer allí alguien de ese perfil adjudicando contratos? ¡Es el ratón cuidando el queso!
La Procuraduría encontró que entre 2002 y 2008 García Arizabaleta, como funcionario de la administración Uribe Vélez, ha cometido 11 faltas disciplinarias gravísimas a la luz del Código Disciplinario Único de Funcionarios Públicos.

Y, pese a ello, el Presidente insiste en mantenerlo como director de Invías y por eso García, juicioso, continúa convocando licitaciones, adjudicando contratos, velando que ningún proponente acredite documentos falsos (¿con qué autoridad moral si a él le gustan tanto?) y adjudicando multimillonarios contratos.

Tener a García Arizabaleta de director de Invías es como encargar del armerillo de un regimiento militar a un lunático cuya debilidad es jugar con pólvora.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad